MINELLI ATAYDE
5 de septiembre de 2017 / 01:24 p.m.

El domingo pasado, previo a viajar a Costa Rica junto a la selección mexicana, Decio de María Serrano, presidente de la Federación Mexicana de Futbol, aseguró que se analiza jugar fuera del Estadio Azteca el duelo ante Trinidad y Tobago, el último del Hexagonal de local que tendrá el Tricolor. Una de las opciones que más agrada a la FMF es el Estadio Universitario de Tigres.

Sin embargo, fuentes cercanas al organismo aseguraron que a los directivos les agradó la campaña que realizó la directiva felina para erradicar el famoso grito que lanza la afición cada vez que despeja el portero rival. Si los seguidores cambiaban el grito, entonces ellos apoyarían remodelación de escuelas.

Hay que recordar que la Femexfut busca a toda costa no llevarse más multas por parte de FIFA, que los sancionó de nueva cuenta por los partidos ante Honduras y Estados Unidos.

Y aún falta que analicen el último que tuvieron en el Coloso de Santa Úrsula contra Panamá. Otra de las opciones es el inmueble de Monterrey, aunque el nombre del Estadio es el principal problema, puesto que el banco que representa es de los principales competidores de uno de los patrocinadores del Tri.

Dicha situación no ocurre con el Coloso de Santos, que ya a albergado duelos del cuadro azteca, y que tienen en común a varios aliados comerciales.

SR