NOTIMEX
12 de noviembre de 2013 / 10:56 p.m.

Dallas.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos llegó a un acuerdo para permitir la fusión de las empresas US Airways y American Airlines, lo que creará la aerolínea más grande del mundo.

El acuerdo atiende la dificultad que enfrentan muchas compañías aéreas para conseguir espacio a fin de operar en los congestionados aeropuertos de Estados Unidos, por lo que ambas aerolíneas deberán ceder puertas en varias terminales.

El acuerdo obliga a ambas aerolíneas a ceder espacios y puertas en el Aeropuerto Nacional Reagan, en Washington, DC, y en el aeropuerto de LaGuardia, en Nueva York.

También requiere que tanto U.S. Airways como American Airlines dejen puertas en los aeropuertos Love Field de Dallas, en el de Los Ángeles, en el Logan de Boston, en el O?Hare de Chicago y en el aeropuerto internacional de Miami.

El acuerdo se da luego de que el gobierno federal interpusiera una demanda en agosto pasado para bloquear la fusión, bajo el argumento de que restringiría la competencia y haría aumentar los precios a los consumidores en cientos de rutas aéreas en todo el país.

"Este acuerdo garantiza que los pasajeros verán una mayor competencia en las rutas sin escalas y las conexiones de todo el país", dijo el procurador general Erick Holder, al comentar el convenio este martes.

"Esto es vital para millones de consumidores que se beneficiarán con los precios más competitivos y opciones de viaje mejoradas", señalo el procurador.

Tom Horton, presidente y director ejecutivo de American Airlines, dijo que este martes que es "un día importante para nuestros clientes, nuestra gente y nuestros grupos de interés financiero. Este acuerdo nos permite dar los pasos finales en la creación de la nueva American Airlines".

En tanto, el presidente y director general de U.S. Airways, Doug Parker, calificó el acuerdo como "muy buena noticia y estamos agradecidos a todos los que lo han hecho realidad".

El acuerdo deberá ahora ser sancionado por el juez federal de bancarrotas Sean Lane, quien tiene a su cargo el proceso de quiebra de American Airlines.

La fusión de U.S. Airways y American Airlines en una nueva aerolínea reduciría a tres el número de las grandes compañías aéreas con posesión de extensas redes en Estados Unidos, incluyendo a la nueva American Airlines, United Continental y Delta Airlines.