ENTREVISTA POR BÁRBARA ANDERSON
27 de agosto de 2013 / 01:03 p.m.

México • Sheri McCoy, la nueva CEO mundial de Avon, pasó este fin de semana por México para su conferencia de Navidad, una reunión donde compartió con más de 500 gerentes los objetivos que se ha propuesto para el último trimestre del año.

 

Top 20 de las mujeres más poderosas en los negocios de la revista Fortune, McCoy tiene entre manos un reto enorme: sacar a Avon de una difícil situación financiera, resolver denuncias por sobornos en la dirección anterior y mejorar su performance nuevamente en países donde ha perdido terreno.

 

México es sumamente importante para esta nueva etapa de reorganización y regreso al crecimiento, ya que se trata del tercer mercado de la marca en el mundo, después de Brasil y Estados Unidos.

 

¿Cuánto importa la operación mexicana a Avon?

Extremadamente importante. El equipo ha sido muy creativo e innovador. Aquí nació la iniciativa de ofrecer seguro de accidentes a nuestras representantes —un plan con Seguros Zurich—. Comenzó en enero de este año y ya alcanza a 100 mil personas —además de la representante, abarca a toda la familia.

 

Aquí hay planes de incentivos muy novedosos también. México es una fuente habitual de buenas prácticas que tratamos de llevar a otros mercados. Como una de nuestras “estrellas” productora de ideas, buscamos que nuestra oficina local crezca en este aspecto también.

 

¿Tiene productos especiales para el mercado mexicano?

Hay algunos que se diseñaron en México; la línea Avon Care nació aquí y se llevó con éxito a Brasil.

 

Tiene muchos retos en la empresa, ¿cuál es el más urgente?

El tema más importante es reorientar el negocio. Estamos enfocándonos en nuestro negocio principal y estabilizando nuestros 10 mercados más importantes. Una de las razones por las que vendimos el negocio de joyería —Silpada, vendido en 85 mdd y contabilizando una pérdida de 80 mdd— es que no era central para nuestro negocio. Lo que queremos es enfocar toda nuestra energía en hacer crecer nuestros 10 mercados más grandes, que nada nos desenfoque de eso. En EU y Brasil tenemos que revertir los números de 2012 y no vamos a realizar inversiones en otros países hasta que estemos otra vez en una posición sólida allí.

 

¿Se ha animado a abandonar algunos mercados?

Decidimos salir de Corea del Sur, Vietnam e Irlanda. Estudiando qué necesitábamos para crecer en esos mercados, vimos que nos tomaría mucho tiempo y esfuerzo llevar a esas oficinas a la posición competitiva que deberíamos tener. Esto, sumado a las dificultades que experimentamos en mercados más grandes, hace que naturalmente nos enfoquemos en éstos. Quizá más adelante, en unos cinco años cuando estemos saludables otra vez, tenga más sentido hacer las apuestas necesarias para ser un contendiente serio en esos mercados.

 

¿Dónde queda México en sus planes de reestructura?

México es una de nuestras estrellas. Es uno de los países donde tenemos una gran oportunidad de crecimiento. La economía local enfrenta desafíos, pero el negocio de la belleza sigue siendo importante. Para nosotros es un lugar donde invertir y crecer.

¿Tienen pensadas inversiones?

Tenemos una fábrica aquí que provee 300 millones de unidades por año a 12 países. Siempre buscamos oportunidades para desarrollar más eficiencia en la producción, seguimos invirtiendo en marketing y en la calle, en nuestras representantes. Hay mucho por crecer en México.