15 de enero de 2013 / 05:38 p.m.

Washington • Las ventas minoristas de Estados Unidos subieron sólidamente en diciembre debido a que los estadounidenses desestimaron la amenaza de mayores impuestos y compraron automóviles y una serie de otros bienes, lo que sugiere un impulso en el gasto del consumidor hacia fines del 2012.

Otros datos divulgados el martes mostraron que las presiones inflacionarias permanecieron planas y los precios mayoristas declinaron por tercer mes consecutivo en diciembre.

Eso debería permitir a la Reserva Federal mantener su política monetaria ultra expansiva para facilitar la recuperación económica.

Las ventas minoristas subieron un 0,5 por ciento en diciembre tras avanzar un 0.4 por ciento en noviembre, dijo el Departamento de Comercio. Economistas consultados por Reuters pronosticaban que las ventas subieran sólo un 0.2 por ciento el mes pasado.

Las ventas minoristas treparon un 4.7 por ciento en comparación a diciembre del 2011 y un 5.2 por ciento en todo el 2012.

"Eso sugiere un consumidor resistente ante los debates sobre el abismo fiscal. Ofrece una señal favorable para el crecimiento en el cuarto trimestre", comentó Joe Manimbo, un analista senior de mercado de Western Union Business Solutions en Washington.

Las llamadas ventas subyacentes, que excluyen la comercialización de automóviles, gasolina y materiales de construcción y que se corresponden más cercanamente con el componente de gasto del consumidor del Producto Interno Bruto, subieron un 0,6 por ciento tras avanzar un 0,5 por ciento en noviembre.

El segundo mes de incremento consecutivo en las ventas subyacentes sugiere que el gasto del consumidor se aceleró en el cuarto trimestre tras subir a un ritmo anual del 1.6 por ciento en el período de julio hasta septiembre.

Aunque los economistas no elevaron inmediatamente sus estimaciones para el PIB para los últimos tres meses del 2012 en respuesta a los datos, dijeron que los riesgos están inclinados hacia el alza.

La semana pasada, analistas recortaron sus pronósticos del PIB ante un déficit comercial mayor en noviembre.

Se espera que mayores impuestos mantengan al gasto del consumidor moderado este año y una inminente batalla sobre al aumento del techo de la deuda de país podría mellar la confianza del consumidor.

Los economistas estiman que un aumento de los impuestos que entró en vigor este mes podría borrar hasta 1.2 puntos porcentuales del gasto del consumidor en el primer trimestre.

En otro informe, el Departamento del Trabajo dijo que su índice de precios al productor desestacionalizado cayó un 0.2 por ciento el mes pasado. Economistas consultados por Reuters preveían que los precios en granjas, fábricas y refinerías caerían un 0.1 por ciento en diciembre.

Los precios mayoristas, excluyendo los volátiles costos de los alimentos y de la energía, subieron un modesto 0.1 por ciento, en línea con los pronósticos de los analistas.

Las ventas minoristas el mes pasado subieron casi en todos los sectores. La comercialización de autos en las concesionarias subió un 1.6 por ciento tras aumentar un 2.7 por ciento en noviembre.

Las ventas en gasolineras cayeron un 1.6 por ciento, reflejando una baja de 14 centavos de dólar de los precios de la gasolina en las estaciones de servicio. La venta de gasolina en las estaciones de servicio declinó un 4.5 por ciento en noviembre.

Las ventas de materiales de construcción y de los abastecedores de equipamiento de jardinería permanecieron planas tras subir un 0.8 por ciento en noviembre.

Hubo avances en las ventas de muebles, mientras que la comercialización de minoristas de vestuario registraron su mayor alza desde febrero del 2012.

Las ventas de tiendas de bienes deportivos, de pasatiempos, de libros y música subieron un 0.6 por ciento, mientras que las de tiendas de electrónica y electrodomésticos cayeron un 0.6 por ciento.

REUTERS