28 de mayo de 2013 / 01:03 p.m.

México  • El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tiene pocas oportunidades de superar los 42 mil puntos en la primera mitad del año, ante la incertidumbre por la debilidad económica, señaló Ariadna García Vega, especialista de Saxo Bank.

En un análisis sobre la visión del mercado de valores, dijo que además de la ausencia de elementos que pudieran impulsar a la BMV en el corto plazo, también afectó la deslucida temporada de reportes al primer trimestre de 2013 de las empresas.

“En el entorno internacional ha sido clave, y seguirá siendo, cualquier indicio que aclare la durabilidad del actual ciclo expansivo que tiene Estados Unidos”, comentó.

Es de resaltar que la semana pasada la BMV tuvo una caída en su índice principal, al pasar de 41 mil 80.43 puntos a 40 mil 521.2, debido a una toma de utilidades por parte de los inversionistas y por un cierre negativo en la Bolsa de Nueva York.

Previamente, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer el dato del producto interno bruto, el cual en el primer trimestre apenas creció 0.8 por ciento, por lo que ajustó a la baja el pronóstico de crecimiento económico, al pasarlo de 3.5 a 3.1 por ciento para este 2013.

También influyó que las acciones de Fomento Económico Mexicano (Femsa) cayeron la semana anterior 4.1 por ciento, al pasar de 140.29 a 134.48 pesos, derivado de que Credit Suisse les bajara su recomendación a desempeño inferior al promedio de mercado.

MOVIMIENTOS ERRÁTICOS

Además, las acciones de América Móvil han mantenido una tendencia a la baja desde el 3 de mayo, cuando tenían un valor de 13.25 pesos, pero cerraron en 12.54 pesos el 24 de mayo. Esta emisora tiene un peso muy importante dentro del IPC.

García Vega comentó que a pesar de que los fundamentales y las perspectivas para la economía respecto a las reformas estructurales permanecen sólidos, al corto plazo no se ve mejora para la BMV.

“Y es que en momentos en que las cifras económicas muestran debilidad, los inversionistas encuentran consuelo en que ello augura más tiempo de laxitud, mientras que tras las pocas novedades positivas que se han observado aseguran un mejor panorama para la generación de utilidades, aunque por otra parte ayudaría a justificar el inicio del retiro de las políticas monetarias”, remarcó la especialista.

Apuntó que en términos técnicos, la línea de precios del IPC continúa con movimientos erráticos y no ha logrado modificar la lectura técnica negativa de corto plazo, por lo que el mercado establece una banda de soporte ubicada en 41 mil 600 y 41 mil 400 puntos en el IPC.

Por su parte, la resistencia intermedia a romper está en 42 mil puntos, mientras que la banda de objetivos claves se ubica en 42 mil 500 y 43 mil 120 puntos; si llega a superar este terreno será una señal positiva, ya que se podría observar una recuperación más consistente.

Este lunes la BMV inició la semana con una caída de los títulos del grupo financiero Banorte y de la firma de telecomunicaciones América Móvil, en una jornada apática debido al cierre de los mercados de EU y Gran Bretaña.

El referencial IPC bajó 0.93 por ciento, para terminar en 40 mil 144.65 puntos, con un débil volumen de apenas 64.9 millones de acciones negociadas.

La especialista de Saxo Bank dijo que los índices que mayor impacto tienen en la BMV son los datos de las ventas a menudeo y mayoreo, los precios al consumidor, la política monetaria, la tasa de desempleo, el producto interno bruto, la balanza de pagos y las reservas internacionales.

Claves

Oportunidad

- Grupo Financiero Monex detalló que los niveles del IPC, cercanos a 40 mil puntos, pueden representar una oportunidad de inversión, pues valuaciones elevadas, débiles resultados trimestrales y menores expectativas de crecimiento justifican el ajuste reciente del mercado. “No obstante, después de una caída de 12.6 por ciento desde sus máximos, consideramos los niveles como una oportunidad de inversión”.

- El cálculo es que el IPC se ubique en 47 mil puntos a finales de año, lo que representa un rendimiento de 17.2 por ciento sobre los niveles actuales. Los catalizadores podrían darse hasta septiembre, cuando exista mayor claridad en los resultados de las empresas, un mayor crecimiento económico, avances en las reformas estructurales y un mayor volumen de operación.

Axel Sánchez