4 de octubre de 2013 / 10:12 p.m.

Nueva York.— Wall Street piensa que el estancamiento en Washington parece estar cediendo.

Los precios de las acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York cerraron el viernes con modestas ganancias, estimulados por un creciente optimismo entre los corredores de que los políticos en la capital puedan llegar pronto a un acuerdo sobre el presupuesto y el incremento del límite de la deuda federal.

El mercado subió apenas por tercera vez en 12 días. El promedio industrial Dow Jones ganó 76,10 puntos, 0,5%, a 15.072,58. El Standard & Poor's 500 subió 11,84 unidades, 0,7%, hasta 1.690,50, mientras que el compuesto Nasdaq avanzó 33,41 puntos, 0,9%, a 3.807,75.

Las ganancias dejaron el S&P 500 sin cambios para la semana.

Los corredores no esperan un milagro. La retórica entre demócratas y republicanos sigue presente. Pero las presiones para poner fin al cierre del gobierno y elevar el límite de la deuda están aumentando rápidamente.

"El sentir es que republicanos y demócratas van a resolver el asunto antes del 17 de octubre", dijo Frank Davis, director de ventas y operaciones bursátiles en LEK Securities, refiriéndose a la fecha en que se agotará la capacidad del gobierno federal de tomar dinero prestado, de acuerdo con el Departamento del Tesoro.

El viernes, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, enfatizó de nuevo que no va a permitir que el gobierno estadounidense caiga en impago de sus deudas. Hubo reportes además de que Boehner estaba tratando de conseguir el respaldo de los republicanos en la cámara baja para aprobar una ley presupuestaria que incluya elevar el límite de la deuda.

Davis hizo notar que es un indicio positivo el que inversionistas estén comprando acciones antes del fin de semana, especialmente considerando lo volátil que ha estado el clima político en Washington.

El mercado ha estado débil recientemente debido a que los inversionistas están inquietos por el estancamiento presupuestario en Washington.

Pese a las ganancias del viernes, la tendencia de las últimas tres semanas en el mercado ha sido bajista. El Dow está abajo casi 4% desde que alcanzó su nivel máximo histórico el 18 de septiembre.

Aunque remota, la posibilidad de que Estados Unidos no pague sus deudas sigue preocupando profundamente a los inversionistas.

"Los mercados crediticios se congelarían, el valor del dólar se desplomaría, las tasas de interés en Estados Unidos pudieran dispararse, los efectos negativos se sentirían en todo el mundo, y podría haber una crisis financiera y una recesión similares a lo sucedido en el 2008, o peor", dijo el Tesoro en un reporte el jueves.

Los inversionistas vivieron un caso similar de juegos políticos arriesgados en agosto del 2011, que llevó al final a Standard & Poor a degradar la calificación crediticia de Estados Unidos. El S&P 500 cayó aproximadamente 12% en las semanas que siguieron.

Pese a esas preocupaciones, la mayoría de los inversionistas consideran que la probabilidad de que el gobierno estadounidense caiga en impago es remota.

Dos acciones subieron por cada una que bajó en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue promedio, con 2.800 millones de títulos.

No todas las partes del mercado se mostraron optimistas el viernes. El rendimiento para el bono a 30 días que madura a mediados del mes (cuando se alcance el límite de deuda) llegó a su nivel más alto en un año. El rendimiento estaba en 0,12%, comparado con 0,01% hace apenas cinco días.

Los observadores del mercado de bonos dijeron que los gerentes de fondos de inversiones financieras, que mayormente invierten en ese tipo de bonos, han estado vendiendo los bonos del Tesoro a corto plazo, porque no quieren verse con bonos federales que maduran alrededor de cuando el gobierno va a alcanzar su límite de deuda.