JESÚS QUEZADA
12 de enero de 2016 / 10:13 p.m.

Aunque parezca contradictorio el técnico del Toluca, José Cardozo, pide que se reduzca el número de extranjeros en los planteles del balompié nacional de la Primera División, ello pese a que para este semestre la plantilla de los escarlatas tienen registrados a ocho futbolistas no nacidos en México, entre foráneos y naturalizados.

Cardozo tiene argumentos para reforzar su petición, pero también para justificar el alto número de no nacidos en México dentro de su actual platel.

“En mi opinión cuando tienes muchas extranjeros en la liga afectas a la selección, en cualquier liga eh, le pasó a Inglaterra, a Italia, no es mentira, pero el reglamento no lo ponemos nosotros, tampoco los jugadores extranjeros ni los naturalizados, por eso ellos son los menos culpables de la situación, pero lógicamente afecta el proceso de una selección, pasó en Paraguay”, explicó.

La justificación también la tiene clara, el reglamento hoy en día permite cinco extranjeros y varios naturalizados, por eso Cardozo hoy cuenta con cinco foráneos y tres naturalizados, el fin es no dar ventajas frente a los rivales, además de armar un grupo competitivo pues el objetivo y la petición de la directiva hacía el estratega paraguayo son títulos.

“El reglamento te deja hacerlo, aunque no estemos de acuerdo así está el reglamento, sino le estás dando ventaja al rival, por lo tanto, mientras te dé la oportunidad lo usamos, no son reglas que ponemos nosotros”, dijo.

Y añadió: “nosotros no ponemos las reglas, yo llevo mucho tiempo acá y opino, pero al final son los directivos los que definen las reglas y mientras me den la posibilidad de contratar todos los jugadores que quiera, la directiva me respalda, voy a seguir contratando jugadores extranjeros porque tampoco hay mexicanos porque no juegan”.

Cardozo hizo este llamado para evitar lo que alguna vez sucedió en Paraguay, que de tanto extranjero en los equipos no había material suficiente para la selección. Y como ejemplo puso a los centros delanteros en el futbol mexicano, donde solos chivas y Pumas tiene a un eje de ataque nacional, el resto apuesta por extranjeros.

“El único delantero mexicano que tiene actividad ahora es Omar Bravo con 35 años y Herrera, después, en ningún otro equipo juegan mexicanos, quizá algunos naturalizados pero no mexicanos. Monterrey, no tiene, Tigres, no tiene, Toluca no tiene, Cruz Azul tampoco, entonces ¿de dónde vas a sacar un centro delantero, por ejemplo? Si los equipos grandes no tiene centros delanteros mexicanos, quizá ahora no se sufre porque está Chicharito, otros que están en Europa, pero cuando se vayan va a ser muy complicado porque los jugadores jóvenes no juegan, sino tiene actividad tampoco tiene posibilidades en la selección, entonces, ¿de dónde van a sacar jugadores?”

Así, la solución que él ve es la reducción de extranjeros, algo que solo los directivos del futbol pueden hacer realidad. “¿Cómo juega el joven? Aunque tenga nivel a los 18 años no vas a sacar a Bendetto para meter a un joven de 18 años, primero porque compraste caro y después porque es un jugador de calidad. ¿Cómo compite un jugador de 18, 19 años en esa posición? Es muy difícil, pero si la liga solo te permite tres o cuatro extranjeros sí hay más chance para los jugadores mexicanos jóvenes que puedan participar”.