jesús quezada
4 de mayo de 2015 / 07:44 p.m.

La frontera donde no querían llegar es justo en que ahora está el camino de los Diablos Rojos del Toluca en el torneo de Clausura 2015, son novenos en la clasificación y a falta de una jornada están fuera de los sitios de liguilla, con posibilidades matemáticas de clasificación pero con dependencia de la combinación de otros resultados. 

La derrota de este fin de semana ante América dejó a los Diablos con 23 unidades en la novena posición, solo una unidad por debajo de equipos como Santos y Tijuana, además de dos atrás de Cruz Azul, quienes ocupan ls sitios octavo, séptimo y sexto de la tabla general, respectivamente.

Esto significa que para la última jornada los Diablos Rojos necesitan de obligatoriamente ganar a Tigres, además de esperar a que Santos, los Xolos o Cruz Azul no lo hagan, con eso estarían en la fiesta grande del futbol mexicano, de lo contrario quedarían fuera de la liguilla, lo que en el seno escarlata ya califican como un fracaso.

“Estamos tristes porque sabemos que nos jugábamos la clasificación contra América y no se dieron las cosas. Nos equivocamos adelante y atrás, por eso perdimos el partido, debemos trabajar esta semana y esperar resultados para poder clasificar”, expresó el delantero colombiano, Wilder Guisao.

Y añadió: “sería un fracaso porque somos un equipo que siempre entra a liguilla, siempre pelea finales, tiene 10 estrellas, es un grande del futbol mexicano, así que en caso de no entrar sería un fracaso”.

En el seno escarlata hay enojo pues saben que a lo largo de la temporada dejaron ir unidades y partidos que parecían ganables, pese a ello, se aferran a sus posibilidades matemáticas de clasificar y van por la hazaña.

“Molesta porque tuvimos partidos para sacar mejores puntos o resultados, no fue así, es un equipo grande y hecho para estar en los primeros puestos por eso nos amarga, es para que ya estuviéramos clasificados y no depender de nadie”.

Una ventaja para los rojos es que el domingo ellos  conocerán los resultados de Cruz Azul, Santos y Tijuana, quienes juegan antes y son los equipos que le podrían dar vida a la temporada choricera.

“Jugamos el domingo, los otros partidos se juegan el sábado, así que sabremos si tenemos oportunidades de clasificar, de igual manera debemos ganar sí o sí para entrar a la liguilla”.

Eso sí, el cuadro mexiquense tiene claro que enfrente tendrán a un rival complejo, que está calificado, entre los primeros lugares de la tabla general y sobre todo en una dinámica de triunfos, tanto en la liga mexicana como a nivel internacional.

“Sabemos lo que está jugando Tigres a nivel internacional y en el torneo local, un equipo que en Copa Libertadores va muy bien y en el futbol de aquí va entre los líderes, va a ser un gran partido pero primero nosotros debemos mejorar y así tener una buena presentación el domingo”.

CULPA DE JUGADORES
A una jornada de que concluya la temporada regular en el cuadro escarlata saben que la culpa de no estar aún clasificados pasa más por los jugadores que por el cuerpo técnico, pues al final de cuentas quienes deciden las jugadas en el terreno de juego son los futbolistas y no el estratega.

“Esto no es del técnico, sabemos que él pone sus mejores piezas cada fin de semana, los que jugamos somos nosotros por eso pienso que la culpa de esto la tenemos los jugadores”, mencionó Guisao.

Los Diablos Rojos del Toluca comenzaron su preparación para el duelo de este fin de semana ante Tigres, cotejo donde contará con el delantero Marco Bueno, quien reportó a los trabajos mexiquenses después de haber estado con la Selección Sub 22.