JESÚS QUEZADA
1 de diciembre de 2015 / 12:15 p.m.

Los Diablos Rojos del Toluca tienen claro que deben mejorar mucho en su funcionamiento futbolístico si es que desean llegar a su primer final en la era de José Cardozo como estratega.

Reconocen que en semifinales tienen a un rival poderoso ante el que no hay margen de error.

"Debemos hacer un partido casi perfecto en Monterrey porque Tigres es un equipo que genera muchas llegadas de gol y recibe pocas anotaciones, así que es un equipo bastante competitivo y aspira a lo mismo que nosotros, el título. Me parece que no hay margen de error", expresó el capitán de los Diablos, Paulo Da Silva.

Y aunque saben que se medirán a hombres peligrosos como los atacantes de Tigres, en los Diablos descartan marcaciones especiales, pues ha sido en bloque como han funcionado defensivamente.

"Gignac, Sobis, son jugadores muy peligros y que han marcado diferencia, entonces, vamos a tener que estar atentos, no estamos acostumbrados a hacer una marcación personal y seguramente con nuestro estilo trataremos de contrarrestar lo que ellos vayan a hacer, nosotros también buscaremos el partido porque si hacemos un gol es una ventaja para nosotros".

Sobre el partido de ida, el capitán del equipo, Paulo Da Silva considera que la presión del público no les pesará, pues una ves que pité el silbante serán los 22 en el terreno de juego los que definirán el rumbo de la eliminatoria.

"La afición hace una linda fiesta en Monterrey, uno como jugador lo disfruta, más aún juntado una semifinal, para ellos debe ser motivante jugar con su gente pero nosotros una vez que pité el silbante trataremos de ser un equipo competitivo y traemos un buen resultado para redondearlo acá en casa".

Por último, los jugadores del Toluca evitaron involucrarse en la polémica que traen desde hace varios años los estrategas Ricardo Ferretti y José Cardozo, detallan que están más concentrados en los temas futbolísticos.