CORTESÍA DE VÍCTOR HUGO ORNELAS | @LAAFICION
4 de marzo de 2017 / 09:25 p.m.

Aficionados al futbol, provenientes del Estado de México, hicieron sus “diabluras” y tendrán que pasar su estancia en Guadalajara en los separos de la policía municipal, y no en el estadio Omnilife como lo tenían previsto, luego de ser detenidos en las inmediaciones de la estación San Juan de Dios de la Línea 2 del Tren Ligero, donde protagonizaron una trifulca, aparentemente con comerciantes.

Poco antes de las 18:00 horas de este sábado, un grupo de aficionados del club de fútbol, Toluca, que acudieron a Jalisco para el encuentro entre dicho club deportivo y el equipo del Guadalajara, se hicieron de palabras con algunas personas, supuestamente comerciantes, que trabajan a las afueras del mercado San Juan de Dios.

Las palabras se convirtieron en empujones, y no tardaron en comenzar a agredirse mutuamente arrojando algunos contundentes entre los integrantes de un grupo y otro, dejando como saldo algunos lesionados por contusiones leves, y una camioneta tipo van con cristales rotos, situación que requirió de la intervención de la comisaría municipal, que llevó a cabo algunas detenciones.

La Comisaría tapatía informó que sus elementos “disiparon a los participantes de un connato de riña ocurrido en las inmediaciones de la estación del Tren Ligero San Juan de Dios”, además de efectuar el arresto de algunas “personas que viajaban en un camión foráneo que se dirigía hacia el Estadio Omnilife”, quienes fueron conducidos hacia los Juzgados Municipales.

Tras la detención de los aficionados mexiquenses, la policía de Guadalajara envió un comunicado en el que advirtió que “no permitirá que barristas de equipos locales o foráneos pretendan alterar el orden en la ciudad, además de que procederá con todo el rigor de la ley en contra de quienes no respeten los reglamentos y leyes que permiten una sana convivencia”.

Cabe señalar, que aunque la sede del club Guadalajara está situada en el estadio Omnilife en Zapopan, los hechos tuvieron lugar en la Perla Tapatía, y por ello es que fue la policía de Guadalajara la que intervino y realizó las detenciones mencionadas.