Jesús Quezada
30 de julio de 2015 / 08:11 p.m.

Ilusionados por la contundencia que encontraron a mitad de semana en la Copa MX, los Diablos Rojos del Toluca preparan el duelo del próximo domingo, segunda jornada del Apertura 2015 y su presentación como local, duelo ante los Pumas de la UNAM donde saldrán a proponer el partido en pos de una segunda victoria en la competencia.

Para el estratega de los Diablos, José Saturnino Cardozo, el compromiso de este fin de semana debe marcar el rumbo de su equipo como local, una aduana que debe ser impasable y muy sufrida para los visitantes.

“Jugando de local es importante ganar. De local tenemos que ser un equipo mucho más agresivo, mucho más ofensivo, hoy en día no se pueden poner excusas, que el rival se metió atrás, nosotros debemos generar los espacios, con movilidad, con posesión de pelota y coordinación de tres cuartos de cancha para arriba. Si ya sabemos como nos juegan aquí la mayoría de los equipos debemos trabajar para generar espacios, jugadas y saber que si tenemos movilidad y conexión, tenemos jugadores que pueden marcar la diferencia, eso es lo que buscaremos el domingo que se queden los tres puntos en casa”.

El estratega paraguayo sabe que los duelos ante Pumas suelen ser complicados, pero no hay pretextos para salir por un triunfo, muchos goles y sobre todo convencer a su afición.

“Trajimos jugadores con presencia física en el área, ya lo demostraron, se complementan bien con sus compañeros, con Brambila. Pumas cada que viene a Toluca hace buenos partidos, es un equipo que se prepara para marcar diferencia, hacer cosas importantes pero de local la obligación es de nosotros, salir a proponer un poco más, jugar bien y contagiar a nuestra afición, convencer, tenemos un equipo que ilusiona a cualquiera”.

El timonel está confiado en que sus refuerzos, los centros delanteros Enrique Triverio y Fernando Uribe, mantengan esa racha goleadora con la que empezaron el semestre, el primero con dos goles, uno en liga y uno en la copa, mientras que el colombiano con un triplete que marcó en la justa copera apenas el miércoles pasado.

SUS DOS FUTBOLISTAS

Aprovechando las vacaciones de verano José Cardozo llevó al entrenamiento escarlata a sus dos hijas, las gemelas Antonella y Constanza, quienes al final de la práctica jugaron con su papá y demostraron que tiene calidad para el balompié.

“Una es portera y otra es delantera, es la nueve. Juegan bien ya ganaron medallas en olimpiada, esperemos que puedan jugar, les gusta mucho. Juegan golf, tenis, les gusta el deporte. Obviamente a mi me encantaría que jugaran”, mencionó Cardozo.