jesús quezada | @chussque
9 de marzo de 2017 / 08:10 p.m.

Después del desastre que resultó para Toluca el juego de octavos de final de la Copa MX, donde perdieron una ventaja de dos, goles, les fueron expulsados tres jugadores y al final quedaron eliminados por Morelia, los Diablos Rojos cerraron filas, se reunieron por más de más de una hora y acordaron darle carpetazo al tema arbitral, a partir de ahora no más reclamos, no más quejas, la prioridad será entrenar y ser productivos en la Liga para así alcanzar su objetivo de pelear por el campeonato.

"Son momentos donde las cosas se disparan, el jugador se siente ofendido, se siente agredido, reacciona, nosotros buscamos excusas, pero bueno no hay nadie más culpable que uno, entonces, hay que cambiar, alguien tiene que hacerlo, ya hay que dejar de hablar de los árbitros, tener en cuenta que se van a equivocar, no importa cómo, bien, mal con disparidad de criterios, no importa que se equivoquen y ya, nosotros vamos a tender lo nuestro, hemos desatendido lo nuestro y nos ha costado caro", explicó el estratega Hernán Cristante.

Y añadió: "No somos un equipo indisciplinado, no somos un equipo agresivo que ande cortando juego, paradójicamente somos el equipo que más faltas comete, al menos que le cobran. El árbitro se equivoca peor nosotros no podemos tener más la excusa, porque eso nos está sacando de sintonía, nada, enfocarnos a lo nuestro y si el árbitro se equivoca será problema de la comisión de árbitros".

Y es que el técnico de los Diablos acepta que su equipo se distrajo en situaciones extra cancha que en nada ayudan en su desempeño futbolístico, acepta el error y desde ahora el enfoque será sumar puntos para alcanzar la clasificación, trascender en la liguilla y llegar a la disputa de un trofeo, incluso, por encima de los errores arbitrales".

"Inconscientemente nos metimos todos en esto y o metía los demás, pero basta, no podemos protestar más, algo aprendimos del pasado y debemos recapitular ahora, si uno quiere estar bien, ser un equipo protagonista y alcanzar un objetivo que es el campeonato hay que ganarle a todo".

Eso sí, Cristante hace un llamado a todos los involucrados en el futbol, jugadores, técnicos, medios de comunicación y silbantes, a todos para evitar prepotencia, así como la presunción de una verdad absoluta. "Lo que no le está haciendo bien la futbol es la prepotencia, ni la de nosotros, ni la de los árbitros, ni la de los periodistas, ni la de los dueños, la prepotencia no sirve, nos mete en un mundo de violencia, entonces juzgamos coda error como una estupidez o incapacidad, error es error, eso es todos lados y a todos nos pasa, nos ponemos una varita de juicio muy alta, elevada y cruel, ahí es donde estamos haciendo daño, todos queremos tener la razón".

NO ES UN JUGADOR VIOLENTO

Cristante salió en defensa de su delantero Enrique Triverio quien es acusado de agredir al silbante del pasado juego de Copa, detalla que no se trata de un futbolista violento y confía en que la resolución de la Comisión Disciplinaria, al igual que en el caso de Rubens Sambueza, resuelva con base en criterio y reglamento.

"Kike pierde un poco la mesura porque tampoco es un jugador violento, no es un jugador que nade protestando, le complicaron mucho el juego y le cobraron poco, entonces, el jugador entra en esa disparidad. Jugador que merece una sanción está bien si se aplican los criterios, la norma y los reglamentos".

Por último Hernán Cristante aceptó que su equipo entró en una curva descendente en funcionamiento y resultados a partir del juego ante Puebla, pero confía en que ante Cruz Azul puedan regresar al futbol que los llevó varias semanas al liderato general.