jesus quezada
11 de mayo de 2015 / 08:50 p.m.

Avergonzados porque saben que fallaron en las metas que se plantearon al inicio del semestre, los Diablos Rojos del Toluca rompieron filas y comenzaron tres semanas de vacaciones que culminarán el próximo 3 de junio, fecha en que deben reportar a una nueva pretemporada.

Un día después de empatar con Tigres y perderse la oportunidad de meterse a la liguilla, los jugadores y cuerpo técnico escarlata se reunieron en las instalaciones de Metepec. En punto del mediodía llegaron uno a uno para la última charla antes de romper filas. Ahí recibieron indicaciones del preparador físico y platicaron sobre el plan de la próxima temporada, la cual todo indica seguirá comandada por el cuerpo técnico que encabeza José Saturnino Cardozo.

Después de 40 minutos empezaron a salir, todos en sus lujosos autos con vidrios entintados que apenas y de aprecia al conductor. La mayoría de los jugadores se negaron a dar la cara a los medios de comunicación, apenas cruzaron la puerta de las instalaciones escarlatas, aceleraron para evitar los cuestionamientos.

Pocos bajaron sus cristales, de esos contados fue el delantero paraguayo Edgar Benítez, quien detalló que el sentir de todo el plantel es de tristeza y vergüenza por no haber conseguido los objetivos.

“No llegamos a lo que queríamos, fue un fracaso total para nosotros, como institución el equipo de Toluca siempre tiene que estar en la liguilla, lastimosamente quedamos fuera y ahora hay que analizar lo que viene, tendremos vacaciones para analizar y mentalizarnos de la mejor manera para el torno que viene”, expresó.

EQUIPO SIN IDEA

El Pájaro Benítez habló claro, sin tapujos y detalló que quizá lo mejor fue no entrar a la liguilla, pues Toluca ahora es un equipo sin idea que poco hubiera trascendido en la fase final, eso sí detalla que este fracaso sólo incrementa la obligación choricera para el próximo torneo.

“Se fracasó, no se consiguió lo que queríamos, siempre se apuntó para aspirar al título y al final fracasamos, aunque creo que no era el objetivo entrar a la liguilla como estábamos, era un equipo sin idea, jugamos 90 minutos y tuvimos dos llegadas, entonces es difícil ganarse así un sitio a la liguilla”, mencionó.

Y añadió: “obviamente para el próximo semestre estamos obligados a entrar con todo para pelear el campeonato, siempre decimos lo mismo que vamos por el título, al final fracasamos, por eso no podemos dejarlo nada más en palabras, hay que demostrarlo en el campo de juego si es que queremos el título número 11”.

A NEGOCIAR

Desde ahora comenzaron las vacaciones pero para gran parte del plantel escarlata es tiempo de negociar su futuro futbolístico, pues varios de ellos concluyeron préstamos o contratos con el club escarlata, aunque no es el caso de Edgar Benítez que todavía tiene un año de contrato, sabe que al final de cuentas las decisiones de quién continuará en el equipo las tomará la directiva y el cuerpo técnico.

“La mayoría termina contrato, se verá que puede pasar, en la semana nos avisaran si seguimos o no pero hay que estar tranquilos, tratar de analizar lo que hicimos durante el torneo, si se hizo buen trabajo seguramente regresaremos a ver que se puede hacer en el próximo. Estoy a gusto acá, contento con la afición, con la gente que siempre me brinda su cariño, estoy a gusto y en deuda con ellos por no poder lograr un título con este equipo”.

De los jugadores que concluyeron préstamos o contrato con Toluca en este semestre son: Jerónimo Amione, Gabriel Velasco, Liborio Sánchez, Christian Pérez, Marco Bueno, Sergio Nápoles, Abraham Coronado y el capitán Paulo César Da Silva.