30 de enero de 2015 / 01:58 a.m.

Monterrey.- Porque incendió la barda de madera que dividía su casa con la de una vecina, una mujer enferma de sus facultades mentales fue detenida y trasladada al penal del Topo Chico, sin derecho a fianza.

Se trata de Rafaela Leija Hernández, de 50 años de edad, quien quedó a disposición del juez segundo penal de Monterrey por el delito de daño en propiedad ajena, el cual es considerado como grave, porque supuestamente lo hizo con la intención afectar a cuatro menores que estaban en la vivienda.

El incidente que protagonizó la acusada, que según dictámenes padece de psicosis y presenta un alto grado de peligrosidad, ocurrió el pasado 26 de enero en la calle Privada Laurel, número 3132, de la colonia Moderna, en esta ciudad.

Leija Hernández fue retenida por la vecina que la acusó y la dejó en manos de uniformados de Fuerza Civil, quienes la dejaron a disposición del agente del Ministerio Público que integró la averiguación del caso.

La afectada, Lluvia Karina Pérez Tapia denunció que su vecina se acercó a la barda de madera que divide sus domicilios y comenzó a gritar que le iba a prender fuego y cumplió su amenaza, mientras sus tres hijos y su hermano, menores de edad jugaban en el patio de la vivienda.

Aseguró que, por fortuna, lograron sofocar el fuego para que no se propagara a los cuartos de madera de su vivienda y que no les causara daño a los menores.

Pérez Tapia agregó que al controlar el fuego, sometió a la presunta responsable, mientras su hermano solicitaba el apoyo a los policías estatales que la detuvieron.

De acuerdo al peritaje que realizó un experto en incendios de la Procuraduría de Justicia, los daños que causó la mujer ascienden a 450 pesos.