19 de febrero de 2015 / 02:11 a.m.

Monterrey.- La niña y el joven que murieron intoxicados con monóxido de carbono en un departamento del Barrio Antiguo, son velados en diferentes funerarias de Monterrey.

La tarde del miércoles, a 24 horas del trágico incidente, los restos de las víctimas fueron entregados a sus familiares, tras la demora en la reclamación por falta de papelería.

Trascendió que Bryan Murillo, de 23 años, es velado en unas capillas que se localizan en la colonia Independencia, por la avenida Morones Prieto y Baja California.

Asimismo, los restos de la menor Wendy Juliete Martínez Garza, de tan sólo cuatro años, permanecen en una funeraria ubicada en la calle Villagrán, en el centro de la ciudad.

En el mismo caso, durante el miércoles se observó a una cuadrilla de la empresa Gas Natural Fenosa realizando inspecciones y revisando las instalaciones en el complejo de departamentos donde ocurrieron los hechos.

El inmueble donde tuvo lugar la tragedia, el departamento 6-B, permanece solo, bajo candado y acordonado con una cinta preventiva amarilla.

Cerca del acceso, en el tercer nivel del edificio, quedó uno de los juguetes de la pequeña Wendy Juliete.

Las personas que habitan en esa área de clase media dijeron no conocer a las víctimas, ni tampoco a la madre de la niña, y novia de Bryan, quien resultó con síntomas de intoxicación y sigue hospitalizada.

Se trata de Karla Nelly Martínez Garza, de 24 años y quien fue auxiliada por socorristas de la Cruz Roja Metropolitana.

Se dio a conocer que los afectados se mudaron a ese departamento apenas el pasado sábado 14 de febrero, y desde entonces sus familiares no sabían de ellos.

Fue alrededor de las 16:30 horas del martes 17 cuando la mamá de Karla Nelly, la señora Laura Nelly Garza Trezas, de 55 años, acudió al domicilio, intrigada por la ausencia de comunicación.

Al abrir la puerta percibió un fuerte olor a gas y una alta temperatura, observando a su hija en el suelo, inconsciente, y al novio de ella y a la pequeña en una habitación, ya sin sentido.

De inmediato solicitó la ayuda de los vecinos y de las corporaciones de auxilio, arribando también elementos de Protección Civil.

Personal de la Procuraduría de Justicia llegó momentos después, para iniciar las indagatorias y establecer la forma en que se registraron los hechos.

A reserva del peritaje correspondiente, las autoridades suponen que la pareja activó un calentador de gas durante la noche, pero no tuvo la precaución de dejar una ventila.

Lo anterior dio lugar a que el oxígeno se consumiera, lo cual extinguió el fuego y también la vida de las dos personas mencionadas.

FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ