AGENCIAS
5 de enero de 2016 / 04:32 p.m.

El volante Gerardo Lugo expresó hoy que “me muero de ganas de regresar a la cancha”, luego de su fractura de cúbito y radio del antebrazo izquierdo y la inmediata intervención quirúrgica para su corrección.

Todavía en su cama del hospital, el refuerzo de Tiburones Rojos de Veracruz dio gracias a Dios porque todo salió bien en la cirugía, por lo cual se siente con mucho ánimo y motivado para hacer una buena rehabilitación.

El mensaje para la afición del conjunto porteño es que “en cuanto me den autorización los doctores para poder entrenar y hacer de todo, le voy a dar (con todo al balón), así que les pido un poco de paciencia y decirles que son cosas que pasan en el futbol”.

Luego compartió el momento y la causa de su lesión, al recordar que “sale el balón en centro desde lado derecho, trato de tirar una tijera en el primer poste, pero como hacía mucho viento como que el balón empezó a frenar, por eso me esfuerzo para impactarlo, lo cual descontroló mi caída”.

Agregó que “al caer metí el brazo izquierdo, sentí como tronó, se salió una puntita del hueso, sí, estuvo fuerte, con mucho dolor. Los doctores y mis compañeros me ayudaron a una rápida atención para llegar al hospital y se los agradezco”.