Rubén Guerrero Atilano/
Enviado, Veracruz
23 de abril de 2015 / 10:01 p.m.

Recién llegado a la filas del Veracruz a inicios del 2015, Gabriel Peñalba, procedente de Tigre, de su natal Argentina, se ilusiona con vivir su primera Liguilla con los escualos, pero el contención es consciente que los Tiburones han perdido intensidad en su desempeño; se traza como una obligación colectiva el acceder hasta las últimas instancias con el equipo del Puerto y piensa en derrotar a Pumas, su próximo sinodal.

“El equipo ha bajado la intensidad en los últimos partidos, pero es normal, todos los equipos del futbol mexicano están siendo irregulares ahora. Contra Pumas son de esos partidos en los que hay que ganar como sea, es necesaria la victoria, para ya luego enfocarnos en la Liguilla y pelear al campeonato. Lo que ocupa ahora es recobrar el desempeño con el que iniciamos”.

Aunque Veracruz es un cuadro humilde, acostumbrado a pelear por la permanencia de la máxima categoría, resuelto este pendiente, Peñalba se da tiempo para idealizar el futuro inmediato de los dirigidos por Carlos Reinoso y no se pone un límite; el argentino acepta que el título es el ideal de las aspiraciones en el seno de los escualos.

“Lo principal acá es que de a poco vayamos cumpliendo los objetivos, ya dimos el primer paso con lo de la salvación, y esperamos mañana (hoy) poder ganar para dar el segundo, que es estar más cerca de la Liguilla. En esa instancia es difícil descifrar lo que puede pasar. A todos los anima el estar en esa fase del torneo”.

ADAPTACIÓN AL PUERTO
Como recuperador y válvula defensiva, Gabriel Peñalba es inamovible para Carlos Reinoso, timonel del Veracruz; el contención ha sacrificado sus incorporaciones al ataque por brindarle estabilidad a su equipo y sus actuaciones se han redituado con la titularidad sin objeciones, incluso por encima de hombres de mayor experiencia como Jehu Chiapas.

“El clima del Puerto es lo que más me ha costado (en esta época del año, la temperatura mínima es de 28 grados)… Voy de a poco, pero bien; me siento adaptado al club. Las actuaciones individuales son lo de menos, cuando el equipo va bien. Me preocupo por Veracruz y que consiga los tres puntos, sino marco o me quedo más en la media, no importa, lo que vale es ganar”.