Rubén Guerrero Atilano/
Enviado, Veracruz
23 de abril de 2015 / 09:58 p.m.

El Clausura 2015 es ya un torneo histórico para los Tiburones Rojos del Veracruz, pues además de salvarse del abismo del descenso que los perseguía, ahora tienen la posibilidad de disputar en las últimas fechas un lugar para la Liguilla, que parece cercana a su futuro inmediato; se aferran al sueño de trascender en la fase final del semestre, un escenario donde nada está escrito; en un cuadro humilde como el escualo, la unión del vestidor y el respaldo a los ideales ganadores, han sido la clave del éxito.

“Fue un comienzo difícil, pero no bajamos los brazos nunca, no dejamos de creer que podíamos conseguir objetivos trazados desde el año pasado. La salvación era la prioridad, pero ahora pensamos más allá de eso”, asegura Leiton Jiménez, zaguero colombiano arraigado en el Puerto desde el Apertura 2013; el futbolista de 25 años es uno de los consentidos por la afición roja y un líder del conjunto que dirige Carlos Reinoso.

Sorprendiendo a propios y extraños, los Tiburones lideraron la clasificación general por varias semanas y aunque ahora ocupan el segundo puesto (con 24 unidades, una menos que el líder, Chivas), la confianza se mantiene a tope en el interior del equipo, donde varias individualidades han dado la cara en este certamen con un desempeño relevante, incluido Jiménez Romero, que aunque no está dentro de sus funciones básicas, se ha sumado al ataque continuamente, consiguiendo cinco anotaciones hasta el momento.

“Gracias a Dios y a la confianza del cuerpo técnico, ha sido un torneo muy bueno para mí; he hecho goles importantes y me siento muy fuerte a nivel futbolístico; este semestre ha sido una pauta en mi carrera y considero que desde que llegué a México, este ha sido mi mejor torneo. Espero mantener este ritmo y ayudar al equipo para realizar cosas grandes. Estamos muy ilusionados”.

Con un despliegue ganador en lo que va de la competencia de Liga (suman 6 victorias, 6 empates y apenas 2 descalabros), los escualos no se achican para cerrar de gran manera el torneo y mantener el pulso intenso en su juego: “no hay que conformarse, no debemos hacerlo, al contrario; el estar salvados del descenso aumenta nuestro compromiso para lograr que este torneo sea histórico para nosotros”, comenta Leiton.

INVICTOS EN EL PUERTO
Este viernes, Veracruz tendrá una visita complicada, de un rival que aspira a posicionarse entre los ocho mejores para disputar el título, como Pumas; el sinodal es incierto para los pupilos de Reinoso. Pero ni el repunte de los universitarios (cinco triunfos en los últimos seis juegos), aminoran el ánimo colectivo que se respira en la concentración de los Tiburones, pues además de aspirar a los tres puntos, aspiran a mantener el invicto en el Luis Pirata Fuente, su casa, recinto en el que registran cuatro triunfos y tres empates en la competencia.

“Hemos preparado muy bien el partido contra Pumas, porque sabemos que es un duelo vital en nuestras aspiraciones a la Liguilla, un juego importante para nuestra gente. Estamos listos. Es un equipo que no se va a conformar con otra cosa que no sea la victoria, pero nuestra cancha pesa y nuestra gente en la tribuna siempre alienta, así que no será fácil que lo consigan. Queremos asegurar la clasificación a la fase final en casa”.