CORTESÍA DE ISABEL ZAMUDIO | @LAAFICION
25 de julio de 2016 / 07:28 p.m.

Aunque hasta este lunes físicamente autoridades laborales no han procedido a embargo alguno, pues el personal de las juntas locales se encuentran de vacaciones, regresando del periodo de asueto de verano pudieran ordenar el exhorto o embargo correspondiente contra la Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, Asociación Civil, propietaria del Club Tiburones Rojos de Veracruz, para cubrir el pago de laudo laboral a 12 trabajadores encabezados por Julio Cesar Arroyo Martínez.

Los ex trabajadores mantienen desde 2011 demanda en contra del equipo de futbol y reclaman salarios caídos e indemnizaciones que superan los 10 millones de pesos, de los cuales tres corresponderían a Julio César Arroyo.

El pasado 14 de julio en segunda diligencia, autoridades federales ordenaron el embargo de bienes del Club Tiburones Rojos como resultado del juicio laboral que resultó a favor de 12 ex trabajadores.

Los bienes que deberán ser entregados a los demandantes en forma inmediata son el contrato económico por derechos de transmisión de TV Azteca, así como dos Autobuses oficiales con placas del Estado de Veracruz 3XFA-82 y 3XFA-84, unidades que permanecen estacionadas en el Estadio Luis 'Pirata' Fuente, sobre la avenida España, a un lado de las taquillas, en el fraccionamiento Virginia de Boca del Río.

El dueño del equipo, el diputado federal priista Fidel Kuri Grajales se ha negado a pagar la liquidación por despido que hicieran administradores anteriores del club de futbol.

La diligencia realizada el 14 de julio en la Junta Especial número 10 de Conciliación y Arbitraje de Boca del Río, bajo el expediente laboral 111/X/2011 fue para señalar los bienes a embargar en contra de la Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, para cubrir el pago de laudo laboral.

Fidel Kuri trajo su franquicia de Albinegros que llegaron a Primera División jugando en La Piedad, Michoacán, y la convirtió en Tiburones Rojos de Veracruz en 2013 y si bien se habría comprometido extraoficialmente a cubrir adeudos pendientes, a cambio de que le entregaran en comodato estadio, oficinas y hasta centro de alto rendimiento, es la fecha que se niega a liquidar a los ex trabajadores.

Incluso ha advertido que no pagará nada, debido a que el asunto laboral ha sido ventilado en medios a nivel nacional, lo que tiene molesto al diputado federal priista.

La defensa jurídica de los ex trabajadores espera regresen de vacaciones las autoridades laborales para solicitar se giren los oficios correspondientes a las dependencias e instituciones señaladas para la inmovilización de lo embargado.

Mientras tanto en el estadio del club deportivo en Boca del Río todo marcha con aparente "normalidad" y los jugadores entrenan esta tarde.