2 de febrero de 2015 / 10:39 p.m.

Monterrey.- Antes de morir, Gerardo Loera Guerrero de 25 años de edad, había hablado con su hermano para avisarle que ya iba de regreso a casa, en el Municipio de Guadalupe, pero esto nunca pasó.

Gerardo había acudido la noche del sábado a un bar ubicado en el mencionado municipo. Aparentemente, en el lugar conoció a una mujer, con quién decidió abandonar el sitio y tomar camino hacia la Carretera Nacional, donde ocurrió el trágico accidente. Al menos, esta es la versión que presumen familiares de la víctima.

Su hermano menor Uriel, señaló que Gerardo no había llegado a casa después de salir de fiesta, como generalmente lo hacía, por lo que decidió marcarle a su celular para ver en dónde se encontraba.

Explicó que cerca de las 06:00 horas del domingo logró comunicarse con Gerardo, quien le aseguró regresaría a casa.

Al ver que no llegaba, tanto su hermano, como sus padres, insistieron en las llamadas, pero el joven ya no contestó.

Fue hasta las 13:00 horas, cuando Uriel, vio por internet la noticia que lo dejó perplejo.

A través de redes sociales se enteró de los hechos en donde había fallecido su hermano. Al confirmar la información avisó a sus padres.

El accidente ocurrió en el kilómetro 248 de la Carretera Nacional, con dirección al Municipio de Santiago.

Tras perder el control de su unidad por el exceso de velocidad, Gerardo murió de manera instantánea mientras que su acompañante identificada como Mayte, resultó gravemente herida.

Familiares presumen que Gerardo conoció a la mujer en el bar, pero desconocen hacia donde se dirigían cuando sucedió el accidente.

Señalaron que Gerardo no tenía novia y desconocían la relación que tenía con la mujer que lo acompañaba.

El joven llevaba tres años trabajando para una compañía panificadora reconocida de la ciudad. En sus tiempos libres, practicaba el fútbol soccer en un equipo de la colonia Camino Real, donde vivía con sus padres y su hermano.

El cuerpo de Gerardo fue entregado a sus familiares durante la noche del domingo y el lunes por la mañana, su cuerpo fue velado en unas capillas ubicadas en Guadalupe.

 

FOTO: Guadalupe Sánchez

MARCELA PERALES