JAIME GARZA
7 de abril de 2015 / 07:13 p.m.

En otra grata exhibición de los atacantes, los Rayados por fin consiguieron su primer triunfo de visitante al vencer de manera sufrida 4-3 al líder del torneo, Tijuana y con ello levantaron sus aspiraciones por alcanzar un lugar en la Liguilla.

Con el triunfo, el Monterrey se reacomodó en noveno puesto con 16 puntos, a tan solo dos unidades de zona de clasificación; del séptimo y octavo de la tabla que son Toluca y Atlas (18).

Los Rayados enseñaron que su ataque es explosivo, pero que también que su defensa puede ser muy vulnerable. Anoche en el estadio Caliente, las figuras Dorlan Pabon y Edwin Cardona, además de Pablo Barrera, brillaron y llevaron al Monterrey a ganar un desafío mayúsuclo.

Al arranque del primer tiempo, los Xolos tomaron la iniciativa de la posesión del balón, pero fueron los atacantes de Rayados, Edwin Cardona y Dorlan Pabon, quienes primero probaron a puerta con disparos de larga distancia.

Los Xolos respondieron al 6' de acción con una jugada desarrollada por izquierda, que Gabriel Hauche anotó de cabeza, pero el tanto fue anulado por un dudoso fuera de juego de acuerdo al cuerpo arbitral.

Seis minutos después, Dayro Moreno habilitó mano a mano a Hauche contra Jonathan Orozco, pero el arquero rayado le achicó al argentino y le tapó su remate para salvar a su equipo del primer tanto de Tijuana.

El Monterrey tenía que reaccionar si pretendía aspirar a algo en el partido y así lo hizo. Con personalidad, apretó la salida de su rival y sus delanteros colombianos se enfrascaron en batallas personales con Gandolfi, principalmente.

De hecho, el zaguero argentino y Pabon fueron amonestados, luego de que el colombiano le reclamara al argentino por una entrada violenta.

Rayados ya avisaba de su mejoría con disparos de Pabon y aquello se reflejó tres minutos después en un contragolpe orquestado por Cardona. El equipo de Antonio Mohamed se armó una buena jugada en la contra que terminó en un penal que Javier Güemez le cometió al propio colombiano.

Güemez le tiro una ligera patada al muslo derecho de Cardona que el silbante César Ramos decretó como pena máxima, y al 27', Pabon hizo efectivo el cobro a la derecha de Saucedo para marcar el 1-0 y su quinto tanto en el torneo.

El dominio rayado en el marcado se extendió al 35' en un tiro de esquina. Hiram Mier peinó a primer poste y Barrera de primera intención al filo del área chica fusiló de derecha a Cirilo para el 2-0 parcial.

Los Rayados estaban ejecutando el partido perfecto ante el mejor local y líder de la competencia, pero otra vez sus distracciones le cobraron factura.

Al minuto 44, en un tiro de esquina en contra, Dayrno Moreno recibió el balón sin marca, luego eludió a Zavala y remató cruzado de zurda; Jonathan atajó, pero en el rebote Gandolfi anotó para acortar la distancia a 2-1. Y así Rayados se fue al medio tiempo con el sabor amargo de solo haberse llevado una ventaja mínima.

No obstante, le quedaban 45 minutos para decretar su primer triunfo de visitante.

AL 50', Rayados desperdició un contragolpe de 4 contra 2 en una mala elección de Barrera, aunque 5 minutos después el atacante acertó en una diagonal peligrosa que no obstante no alcanzó a llegar a Pabon. Rayados perdonó en dos oportunidades y Tijuana lo agradeció. Porque enseguida, al 57', Zavala le regaló un tiro libre al venezolano Juan Arango quien marcó un golazo, el 2-2 parcial.

No obstante, como si fuera un concurso de golazos, Arango no contaba con que Cardona propondría uno tan bueno como el suyo. Al 60', el colombiano tomó un rebote y de volea marcó un golazo más en su cuenta personal, el sexto para él en el torneo.

Rayados regresó en el partido, pero quería más drama porque contaría con un hombre menos porque al 63', Medina se fue expulsado por segunda amarilla en una decisión acertada del silbante.

Con un hombre menos, el Monterrey comenzó su calvario. Aunque llegó la presión de los Xolos, los de Mohamed desaprovecharon otro contragolpe de 3 contra 1. Barrera se enfiló al área, tocó a Pabon, y el colombiano sacó un derechazo cruzado que pasó por un lado.

Los bravos Xolos apretaron y al 73' Orozco volvió a salvar a su arco ante remate violento de Moreno.

Rayados se veía apremiado, pero fue entonces cuando Neri ganó un rebote, se combinó con Pabon y marcó el 4-2 tras sacar a Cirilo.

Sin embargo, Tijuana continuó atacando y al 87', Henry Martin marcó el 4-3. El final del partido fue trepidante, Monterrey terminó por aguantar los embates de su rival y consiguió su primer triunfo fuera de casa.

En los últimos segundos del partido, como un auténtico perro Arango mordió a Zavala en una clara muestra de desesperación de un líder que fue exhibido por el peor visitante del certamen.