GUILLERMO GONZÁLEZ | @WILLIEMTY
1 de noviembre de 2016 / 12:11 p.m.

Luego de hacer campeón al América en 2013, dirigir a México en el Mundial de Brasil 2014 y conquistar la Copa Oro con el Tri en 2015, Miguel Herrera llegó a Tijuana para dirigir a los Xolos a partir del Clausura 2016.

El Piojo asumió el reto de hacerse cargo del timón del equipo fronterizo, tras salir por la puerta de atrás de la selección mexicana por aquel zafarrancho con Martinolli. No le fue bien al ex técnico nacional en su primera temporada con Tijuana: no ganó ningún partido de local y quedó relegado de la Liguilla.

Miguel es perseverante, trabajador y convincente. Su pasión y compromiso con el proyecto le permitió una segunda oportunidad y hoy tiene al conjunto bajacaliforniano en el primer lugar general con 33 puntos, con siete triunfos en casa (ha ganado todos los juegos disputados en su terreno), con tres empates y solo dos derrotas, con 24 goles a favor y 10 en contra.

Herrera agregó un nuevo valor a su habitual deseo de agradar a la tribuna: el orden defensivo. Y le ha funcionado, tanto que es la zaga menos castigada de la temporada, colgando ocho ceros en 15 encuentros, gracias al trabajo del veterano arquero Federico Vilar, y una retaguardia compuesta por Michael Orozco, Juan Carlos el Topo Valenzuela, Víctor Aguilera y Damián Pérez.

Tiene un medio campo equilibrado y solvente, con Gabriel Hauche por derecha, y en la zona de recuperación y generación cuenta con la solidez de Guido Rodríguez y Kevin Gutiérrez. Tirado por izquierda está el colombiano Avilés Hurtado, un demonio que encara por fuera o penetra en diagonal de izquierda al centro, hasta fungir como enganche o segundo delantero.

Milton Caraglio es su eje de ataque (tres anotaciones), un delantero alto, fuerte y con excepcional remate de cabeza. Juega de poste y por arriba nadie le gana, convertido en el socio perfecto del goleador colombiano Dayro Moreno, el mejor artillero de la Liga con 10 goles.

Me gusta el Tijuana de Miguel Herrera. El equipo es un perro bravo que pongo como candidato número uno al título. El Piojo y sus Xolos tienen pinta de campeón.