10 de mayo de 2013 / 06:12 p.m.

Ciudad de México• Y la noche se tiñó de Verdi. Con la portentosa voz de la soprano María Guleghina, acompañada por el Coro y la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, el Fmx-Festival de México celebró ayer el inicio de su edición número 29. Pasando por alto algunos tropiezos de la orquesta, el público se entregó a la cantante que debutara en la ópera Un baile de máscaras junto a Luciano Pavarotti.

Luego de que el Coro y la Orquesta de Bellas Artes, bajo la dirección de Enrique Patrón de Rueda, abrieran la gala con la obertura de la ópera Nabucco, la presencia de Guleghina fue saludada con una gran ovación. Su primera intervención, en un fragmento de Aida, arrancó del público un espontáneo grito de ¡bravo!, que contrastó con las notorias desafinaciones de la sección de metales en la marcha triunfal.

“He aquí donde se ve el delito”, cantó después la soprano y pareció como si hablara del tropiezo que debe haberle costado al culpable un merecido llamado de atención. Pero se trataba de celebrar a Verdi, así que una vez superado el escollo la luz volvió a brillar, cuando el coro preguntaba –y se contestaba–: “¿Qué alegra la vida de los gitanos? / Las gitanillas”.

La gala Verdi, realizada en honor al 200 aniversario de su nacimiento, incluyó también fragmentos de Macbeth, La traviata, El trovador, Un baile de máscaras, Ernani y Las vísperas sicilianas. El público, que no llenó la sala principal del Palacio de Bellas Artes, mostró su adoración por la diva, quien con paciencia pidió que cesaran los aplausos cuando todavía no acaba de cantar y acabó por ofrecerle, como cantaba en uno de los pasajes de Ernani, “un edén de delicias”.

Durante la ceremonia inauguración, Guillermo Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, señaló que a lo largo de su historia, durante unas semanas el festival ha logrado crear “una verdadera fiesta del arte en esta ciudad capital”. Anunció que en la siguiente edición, para celebrar sus 30 años, “empeñaremos todo nuestro compromiso para que retome sus mejores momentos que, además sea parte de un trabajo permanente de este Palacio de Bellas Artes en donde queremos y trabajaremos para que vuelva a ser el gran escenario de nuestro país”.

El funcionario felicitó a Sergio Autrey, presidente del patronato del Fmx, y a todos los que laboran en el festival, si bien no mencionó a su todavía director, Gerardo Estrada, que subió al estrado que Tovar y de Teresa compartió con Autrey y Lucía García Noriega, secretaria de Cultura del Distrito Federal. El director de Conaculta recordó que este encuentro de las artes inició como Festival del Centro Histórico, “en el que hemos podido acercarnos a artistas extraordinarios y conocer el talento de los artistas mexicanos. Esta noche tenemos a una cantante verdaderamente excepcional, que por el bicentenario del centenario de Verdi, dedicará todo su programa a este extraordinario compositor y que gustosamente Conaculta patrocinó para ustedes”.

   XAVIER QUIRARTE