28 de junio de 2013 / 01:21 p.m.

México• En las fiestas de las comunidades indígenas zapotecas conocidas como “velas” existe un mandato: no dormir para esperar la llegada de la lluvia. Existen muchos tipos de velas, para santos, oficios, lugares y también para los gay conocidos como muxes, en el caso de los hombres, o ngui’u en el caso de las mujeres.

Esa comunidad indígena, mucho antes de que surgiera la revolución por los derechos de los homosexuales en los países de occidente, tradicionalmente los ha aceptado sin importar sus preferencias.

ROLES SOCIALES

Recientemente, el obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, afirmó que en las comunidades indígenas “prácticamente no hay casos de homosexualidad; solo acontece cuando alguien sale a otros ambientes. Si fuera algo connatural a la naturaleza humana, en todos los pueblos originarios deberían darse siempre estos casos, y no es así”.

Sin embargo, “siempre ha existido, afortunadamente la cultura zapoteca ha estado muy abierta y en general las culturas del istmo (de Tehuantepec) han estado muy abiertas a la preferencia sexual”, comentó en entrevista David Kelvin Santos, activista por los derechos de los homosexuales que es oriundo de una comunidad zapoteca de Oaxaca.

Santos es uno de los organizadores de la Primera Gran Vela Guuchachi Vinnii Gaxhee, la celebración dedicada a la comunidad muxe que este año también realizarán en el Distrito Federal, pues el año pasado solo se realizó en Oaxaca.

Uno de los roles sociales que fungen los muxes y ngui’u en sus comunidades es el de apoyar y cuidar a sus familiares.

“Se es la persona que no se casa, entonces dicen ‘está bien, no te vas a casar, pero entonces tienes que ayudarnos’. Se impone el rol a las personas muxes y ngui’u de apoyar a la familia”, explicó Santos.

“De hecho, por eso muchos muxes emigran (de sus comunidades), porque tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestras familias y la forma mejor de ayudarlas es trabajando más fuerte y donde uno pueda tener un mejor estilo de vida para ayudar a los parientes”.

Los muxes, acotó el activista, no son necesariamente transexuales o travestis, como suele pensarse porque las imágenes más difundidas de ellos son precisamente las de los que se maquillan como mujeres y usan vestidos tradicionales oaxaqueños.

EL EVENTO

La Vela Guuchachi Vinnii Gaxhee, organizada por las asociaciones civiles Vida Digna Ciudadanía y Derechos Humanos, y Vinnii Gaxheé Alianza por la Diversidad Sexual en el Estado de Oaxaca, tendrá lugar en el Salón Ícaro de la Ciudad de México.

En el evento contarán con presentaciones musicales de La Sonora Dinamita y el Grupo Wabys, conjuntos que provienen también del istmo de Tehuantepec.

Además, el evento será el marco para la entrega de reconocimientos de la comunidad muxe a personas que se han destacado por apoyarlos: Sergio Santamaria, profesor de teatro y activista en la lucha contra el sida entre la comunidad muxe; Marinella Miano Borruso, doctora en antropología e investigadora especializada en estudios sobre grupos étnicos y sexualidad, y Eli Bartolo Marcial, pedagogo y líder social de Juchitán.

Los boletos para la celebración gay zapoteca en el DF, en la que se espera la asistencia de alrededor de mil personas, incluyen cerveza y bocadillos tradicionales, muchos de estos mandados a hacer en Juchitán, Oaxaca, que incluyen bolitas de masa con camarón y achiote al horno acompañadas de salsa y queso, taquitos, plátanos rellenos de queso, y otros platillos exóticos como la carne de mantarraya.

La vela que se celebrará el sábado tras la marcha del orgullo gay en la Ciudad de México arrancará a las 6:00 pm y está abierta al público en general.

“Tratamos de... desmitificar la parte de que muxe equivale a transexual y decir que en la Ciudad de México hay una comunidad muxe”, dijo Kelvin.

“Decidimos hacerla el día de la marcha gay por dos motivos: uno, somos parte de la diversidad sexual, pero también tenemos un componente indígena, y otro punto es que tenemos una situación de vulnerabilidad específica por eso. Además creemos que el hecho de hacer un evento cultural, que si bien tiene una parte muy grande de fiesta creo que le da un sentido diferente al día del orgullo (gay), respetando nuestras raíces y nuestra forma de ser y cómo hemos vivido desde siempre”, concluyó.

AP