DIEGO MORENO
22 de octubre de 2014 / 06:43 p.m.

Muchas veces quieres centrar el balón o pasárselo a tu compañero de equipo, pero por obra del destino la pelota agarra efecto o le pegas mal dando como consecuencia positiva que la bola entre al arco rival.

Esto le sucedió a Centurión, quería mandar un centro pero se resbaló e hizo que el esférico entrara a la portería.

Con el gol del chico de 21 años, el Racing derrotó uno a cero al Vélez.