12 de marzo de 2014 / 05:05 p.m.

Mario Becerra, aficionado del club Quilmes de Argentina, fue golpeado de manera brutal por una pandilla que quiso impedirle que sea el líder de la porra oficial del club cervercero. Becerra fue trasladado a un hospital pero salió en condición de detenido debido a que ingresó al estadio una faca ( cuchillo grande y con punta, generalmente de forma curva), además de un cartón de cerveza.

El aficionado tendrá que rendir declaración sobre la golpiza que le propiciaron, pero también deberá explicar cómo hizo para ingresar al estadio con el arma blanca y con un cajón de cerveza, entre otros elementos prohibidos para los hinchas comunes.

Se dice que hubo una zona liberada por parte del operativo destinado al partido que Quilmes jugó con All Boys y las cámaras de vigilancia tendrían registrado el momento en que la policía se retira del lugar para permitirle a los delincuentes la libre circulación e ingreso al estadio.

El papá de Becerra, Osvaldo Becerra, fue jefe también de la barra "Cervecera" y al igual que su hijo están vinculados a punteros políticos del Municipio de Quilmes que responde a altos funcionarios del gobierno nacional.

MMDEPORTES