22 de diciembre de 2013 / 08:30 p.m.

Guadalajara.- Golpes, miopía y edad avanzada, son factores que facilitan el desprendimiento de retina, condición que no tratada puede derivar en la pérdida de la visión, señaló el oftalmólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Daniel Alejandro Silva Noriega.

El médico, quien se ha especializado en Retinología y está adscrito al Hospital de Ginecobstetricia del Instituto en Jalisco, destacó que los problemas de retina pueden ocurrir inclusive en los primeros días del nacimiento, sobre todo en bebés prematuros.

La visión de pequeños destellos luminosos, que medicamente se conoce como fotopsia, o bien de una especie de moscas o manchas negras, fenómeno que se denomina miodesopsia, son datos sugestivos de que la retina empieza a desprenderse y constituyen motivo suficiente para acudir al médico.

Indicó que cuando el desprendimiento es muy avanzado, la característica que refieren los pacientes es la pérdida intermitente de visión o bien la captación borrosa de objetos e imágenes e inclusive la obstrucción total del campo visual.

Si bien los datos clínicos facilitan el diagnóstico, para que éste sea certero se requiere de un estudio conocido como oftalmoscopía, que permite ubicar la lesión, su extensión y otras características para determinar si el tratamiento se hace con láser o bien crioterapia, esta última una especie de congelación.

Destacó que, por lo general, se trata de procedimientos quirúrgicos que varían en función de la edad y otras características del paciente.

Además de un grado de avance de la retinopatía, que tienen una duración promedio de entre hora y media y dos horas y sus resultados son muy buenos porque la lesión queda sellada.

Sin embargo un cinco por ciento de los pacientes pueden tener un segundo desprendimiento, advirtió.

Añadió que aunque se trata de procedimientos de mínima invasión, el paciente una vez operado debe tener ciertos cuidados que incluyen reposo de 28 días, durante el cual no debe realizar actividades que impliquen esfuerzos físicos.

Detalló que en especial, en los primeros cinco días posteriores a la intervención, el paciente debe evitar inclinarse hacia adelante y mucho menos descansar boca abajo; debe acatar las indicaciones, pues con ello se garantiza un mayor éxito de la cirugía.

NOTIMEX