8 de octubre de 2014 / 12:56 a.m.

De todas las reacciones de asombro que Russell Wilson generó en la victoria de sus Seahawks ante Washington, la más llamativa salió del equipo que atormentó durante más de tres horas.

"Hemos sido derrotados por el mejor jugador de la NFL", valoró el safety de Washington, Ryan Clark.

Los Seahawks cometieron una friolera de errores que provocaron que un partido con pinta de paliza terminara más parejo la noche del lunes. Gracias a Wilson, ninguna de las 13 infracciones que se cantaron contra Seattle —y demás errores de concentración— causaron daño.

Con sus pies y brazo, Wilson se encargó de compensar las desatenciones de los Seahawks en el triunfo 27-17 sobre Washington. Seattle quedó con marca de 3-1 con miras al duelo del domingo contra Dallas (4-1).

Wilson registró 201 yardas en pases y dos touchdowns, además de establecer un récord personal con 122 yardas por tierra.

"Russell es un jugadorazo", declaró el entrenador de Washington Jay Gruden. "Se encargó de mantener a flotas jugadas que parecían rotas. La jugada la final del partido fue algo que no se ve desde hace tiempo. Así es que ha ganado tantos partidos".

Wilson se convirtió en el segundo mariscal de campo, junto a Michael Vick, que acumula dos partidos de temporada regular con 200 o más yardas en pases y 100 o más yardas en acarreos, según STATS LLC. Wilson también registró el 200-100 en pases y acarreos la pasada campaña ante Indianápolis.

Las 122 yardas por tierra de Wilson fueron la mayor cantidad de un quarterback en un partido de lunes por la noche, y la quinta mayor cantidad de un mariscal en un partido de temporada regular en los últimos 10 partidos.

"No creo que el correr sea parte del plan de juego. Es que así salen las cosas", dijo Wilson. "Queremos que Marshawn Lynch, Robert Turbin y los demás carguen el balón. Si algo sale mala, entonces parto en busca de rescatar algo positivo y que la posesión siga. Supimos pelear. Ganar ese partido de visita, con todas esas infracciones".

Hablando de esas faltas. El total de 13 fue el máximo número cometido por Seattle desde 2012 cuando acumularon 14 ante Green Bay. Fue la quinta vez bajo la conducción del entrenador Pete Carroll que los Seahawks cometen tantas infracciones en un partido. El dato sorprendente: Seattle tiene foja de 4-1 en partidos con Carroll en los que acumuló al menos 13 faltas.

Aunque es algo que está en alza en la NFL, Carroll afirmó que los Seahawks deben mininizar las faltas.

"No debemos seguir así. No vamos a caer en eso", dijo Carroll. "Tuvimos ochos antes de que el balón fuera puesto en juego".