18 de marzo de 2013 / 08:17 p.m.

México • Llena de referencias contemporáneas como la violencia de género, graffiti, bailes callejeros, tauromaquia y tribus urbanas, elementos que en el siglo XXI son reales y concretos, así transcurrió la ópera "Carmen", del compositor francés Georges Bizet (1838-1875).

La obra que anoche regresó a la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes en esta ciudad, luego de siete años de ausencia, conquistó a poco más de mil personas con una nueva versión que va más allá de los convencionalismos y expande las reglas del género operístico para desplegar un espectáculo único.

Bajo la dirección concertadora de Srba Dinic y Christian Gohmer y escénica de Marcelo Lombardero, la obra dividida en cuatro actos, incluyó coreografías de hip hop, break dance, lenguaje y barrios actuales, además de personajes violentos como narcotraficantes y contrabandistas.

En ella, la mezzosprano Luisa Francesconi, quien da vida a Carmen, se robó las miradas de los presentes, no solo por encarnar a la protagonista principal, sino por su potente timbre vocal, su belleza y la sensualidad que transmitió desde el escenario.

De igual manera, el tenor mexicano Dante Alcalá, ataviado de soldado, personificó a Don José, el coprotagonista de esta obra catalogada como la más famosa e interpretada en el mundo entero.

Apenas se apagaron las luces de la sala y de inmediato la Orquesta del Teatro de Bellas Artes hizo gala de calidad al hacer sonar "Les Toreadors" Suite No. 1, una pieza conocida a nivel mundial por su extraordinario ritmo orquestal y velocidad.

Enseguida, se levantó el telón y en lo que parece ser un barrio popular, apareció un grupo de grafiteros desplazando sus aerosoles sobre un muro; después, salieron dos soldados quienes arremetieron contra los grafiteros y se los llevaron detenidos.

Minutos más tarde, salieron 17 soldados más entonando "Prelude" y "Habanera: L'amour est un oiseau rebelle" y segundos después la soprano Leticia de Altamirano, quien encarnó a Micaela, una joven en cuyo primer acto hizo llegar uno de los mensajes de la madre de Don José, a su protagonista Dante Alcalá.

A pesar de estar ambientada con referencias contemporáneas del siglo XXI, la historia de "Carmen" sigue siendo la misma: la historia de amor entre una astuta y atractiva muchacha llamada Carmen y un ingenuo soldado de nombre José, enloquecido por los celos.

En escena, destacó además el Coro del Teatro de Bellas Artes y la Schola Cantorum de México, cuyas mujeres dieron vida a un grupo de obreras que laboran en una fábrica de cigarros, para sumar más de 50 actores en escena, un verdadero deleite visual para los presentes.

Con libreto conjunto de Henri Meilhac y Ludovic Halévy, basado en la novela homónima de Prosper Mérimée y versión con recitativos del libreto de Ernest Guiraud, "Carmen" se presentó en el 2006 en el Palacio de Bellas Artes y en el Festival Internacional Cervantino.

En 2012, se escenificó con gran éxito en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque, dentro de la temporada de ópera de Bellas Artes. Esta misma producción recibió una fuerte ovación y un nutrido aplauso.

Es de mencionar que "Carmen" se estrenó en la Opéra-Comique de París, el 3 de marzo de 1875; y a más de 130 años de su creación, la obra se ofrece como una ópera actualizada, atemporal e internacional.

Dicha obra se volverá a presentar los días 19 y 21 de marzo en el recinto situado en la zona centro de esta capital.

NOTIMEX