20 de julio de 2013 / 02:45 p.m.

Monterrey • Un breve relato de la historia de la ciudad. Así puede verse el mural que Joaquín A. Mora preparó para la llamada Fuente de Monterrey, un monumento que este fin de semana cumple 50 años.

La fuente ha sido un espacio central para el romance para muchas parejas regiomontanas, siempre ubicado en un punto donde se busca honrar a los fundadores de la tercera y definitiva creación de la ciudad.

Ahora como un lago artificial, la Fuente de Monterrey ha estado ligada directamente con la historia del vital líquido en el centro de la ciudad. Ojos de agua, manantiales, alberca pública y una fuente natural han sido sus ocupaciones en 417 años recientes.

El 21 de julio de 1963 se concluyó la creación de la fuente, en cuya ceremonia siempre se le mencionó como un parque monumento de acceso para toda la comunidad, como lo relata Abel Moreno López en la publicación Fuente Monterrey. Notas de su historia editada en el marco de la restauración del 2011.

Imagen del nacimiento

Ubicada sobre la calle Zaragoza casi llegando a Matamoros, hoy la Fuente Monterrey es gris, lejana donde su único recuerdo es el mural de mosaico bizantino creado por Joaquín A. Mora.

Si antes los jóvenes acudían en pareja para escuchar a la Banda Musical del Estado o al grupo Amor, hoy se sientan en sus bancas metálicas para acceder al internet gratuito.

"Siempre se ha discutido sobre dónde fue la real fundación de Monterrey, ya que se proponían dos puntos: frente al templo del Sagrado Corazón y justo ahí donde está la fuente", comenta el cronista Antonio Guerrero Aguilar.

Por ello que en el mural del arquitecto Joaquín A. Mora la estampa reproduce el momento de fundación hacia la transformación de la actual metrópoli.

En su primera versión la fuente estaba a desnivel. Un espejo de agua reflejaba el mural y servía de marco para conciertos nocturnos. El mural tenía otra posición, pues se ubicaba de oriente a poniente lo que lo hacía visible desde la calle Allende.

Tras el derrumbe de los inmuebles de la zona para la creación de la Macroplaza, la Fuente quedó arrinconada entre el Congreso del Estado y el edificio del Poder Ejecutivo.

"unto con el cine Elizondo, la fuente original de Monterrey debió conservarse", señala el historiador.

Para festejar

La asociación Cadena Ciudadana de la Cultura ofrecerá una sesión de lectura de poesía y música mañana con motivo del 50 aniversario, con entrada libre.

El evento, programado a las 11:00, pretende involucrar a los ciudadanos con la participación de la lectura. En un primer acto se leerá una reseña histórica de la ciudad, después vendrá la lectura de poesía para terminar la participación con música.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS