RAFAEL RIVERA
5 de diciembre de 2014 / 02:56 a.m.

 

En el partido de ida de las semifinales del Apertura 2014, los Tigres consiguieron un valioso empate en la cancha del Nemesio Díez.

Gracias a sus brillantes intervenciones, el arquero argentino Nahuel Guzmán se consolidó como la figura de los felinos ante el Toluca, evitando toda clase de goles de los "Diablos Rojos", inclusive evitando goles de sus propios compañeros.

Las atajadas del arquero pampero fueron determinantes para que los felinos afrontan el choque de vuelta en el Volcán sin daño alguno.