16 de abril de 2014 / 01:03 p.m.

La figura del legendario Jackie Robinson estuvo más presente que nunca cuando el béisbol de las Grandes Ligas dedicaron la celebración y homenaje a los 67 años desde el día que hizo su debut en el deporte pasatiempo nacional como el primer jugador afroamericano que rompió la barrera racial.

Como se esperaba líderes afroamericanos, entre los que se encuentra el reverendo Jesse Jackson recordó la figura de Jackson, todo lo que significó no sólo para el deporte sino para el avance de la comunidad negra en Estados Unidos a todos los niveles.

El excandidato presidencial demócrata también halagó el trabajo del comisionado del béisbol de las Grandes Ligas, Bud Selig, por los avances que el deporte ha hecho en darle oportunidades a las minorías en las últimas dos décadas.

El propio Jackson viajó a las reuniones invernales del béisbol en 1992 para criticar la falta de oportunidades a las minorías en puestos directivos y exigió un cambio inmediato de cara a demostrar los avances que se habían registrado dentro de los sociedad estadounidense.

Selig retiró el número 42 de Robinson en 1997, en el 50 aniversario del debut en Grandes Ligas del primera base de los Dodgers de Brooklyn.

El comisionado del béisbol también estableció un Programa de Negocios y Diversidad al año siguiente y en 1999 comenzó a pedirle a los equipos que consideraran a al menos un candidato de minoría racial para cualquier vacante de entrenador o gerencia.

Las Grandes Ligas también patrocina a 35 estudiantes de la Fundación Jackie Robinson que les dan becas que les ayuden a progresar en el apartado académico.

El reverendo Jackson dijo el que el Día de Jackie Robinson se ha vuelto un "Día Nacional por todos los propósitos prácticos" y lo que ha significado dentro del mundo del deporte y de la sociedad estadounidense.

"Honrar a Jackie de esta manera, honra lo mejor de Estados Unidos", destacó el veterano líder de los derechos civiles a Selig durante la tercera Reunión de Negocios y Diversidad de las Grandes Ligas. "En muchas formas, si Jackie no hubiera tenido éxito, no existirían los Falcons de Atlanta, o los Bravos, o los Panthers de Carolina. No existirían estos equipos del sur de no ser por Jackie".

"Hoy todos nuestros jugadores alrededor de la liga utilizarán el número 42 para celebrar al hombre que ayudó a cambiar el futuro de nuestro deporte, y más importante aún, del país", señaló Selig.

El actual comisionado frecuentemente señala que el primer juego de Robinson ocurrió más de un año antes de que el Presidente Harry Truman decretara la desegregación en el ejército estadounidense y más de siete años antes de que se considerara anticonstitucional la presencia de escuelas segregadas.

"El béisbol debe seguir siendo algo más que un juego", subrayó Selig. "La notable habilidad que tiene este juego de servir como un vínculo en común debe ser utilizada a fin de crear oportunidades para todas las personas, sin importar raza, religión, orientación sexual o género".

Selig, que llegó al cargo en 1992 de forma interina y seis años después quedó permanente y tiene previsto retirarse el próximo enero, dijo que el Programa de Negocios y Diversidad ha generado una economía de 1.000 de dólares en productos y servicios, propiedad de minorías y mujeres.

Sin embargo, el porcentaje de jugadores africoamericanos en las Grandes Ligas se ha reducido en la mitad cuando en la década de los 70 y 80 eran un 18 por ciento.

El piloto de los Marineros de Seattle, Lloyd McClendon, que es negro, señaló que muchos de los jugadores de la actual generación no conocen los logros que alcanzó Robinson.

"No saben acerca de la historia, y tampoco hay que culparlos del todo a ellos", comentó McClendon. "Pienso que esta generación no ha tenido la necesidad de apreciar todo lo que se hizo en el pasado y lo que realmente significa, especialmente del deporte del béisbol y de los peloteros".

McClendon dijo que sin Robinson y otros muchos pioneros que se sacrificaron y lucharon contrato el sistema que les era adverso en todos los aspectos, ahora mismo no tendrían lo que poseen.

"No creo que realmente sean conscientes de esa realidad o lo que es peor al menos la entiendan", destacó McClendon.

AGENCIAS