21 de octubre de 2014 / 02:26 a.m.

El mundo del futbol se vitó de luto recientemente, ante la muerte de Peter Biaksangzuala, quien militaba en el Ethlehem Vengthlang de la India.

El futbolista asiático se rompió el cuello, tras un brinco que no salió bien, a la hora de celebrar su gol ante el Chanmari West FC.

Tras este incidente, Biaksangzuala estuvo hospitalizado por 5 días, pero finalmente falleció.

En los últimos años el mundo del futbol se ha visto marcado por varias muertas, muchas de ellas en el terreno de juego.

Marc Vivien Foé

 

El primero de estos casos que conmocionó al mundo.

Mediocampista de origen camerunés, sufrió un paro cardíaco, durante el duelo de semifinales de la Copa Confederaciones del 2003, entre su selección y Colombia.

Los clubes Manchester City, Lens y Olympique de Lyon retiraron el número 17 en su honor.

Durante la Copa Confederaciones Brasil 2013, se realizó un minuto de silencio antes del duelo de semifinales entre Brasil y Uruguay, como recordatorio del décimo aniversario de esta desgracia.

Miklos Feher

 

El entonces jugador del Benfica había recibido una tarjeta amarilla, el 25 de enero del 2004, durante el partido contra Vitória Guimaraes, y sonrió al silbante poco antes de caer al césped.

El jugador húngaro sufrió un tromboembolismo pulmonar.

La escuadra lusitana retiró el número 29 en su honor, al igual que se le entregó a su familia una medalla de campeón de la campaña 2004-2005.

Antonio Puerta

 

El 25 de agosto del 2007, el Sevilla vivió uno de los días más tristes de su historia, ante la repentina muerte de Antonio Puerta.

Puerta, de origen español, sufrió un paro cardiorrespiratoria enfrentado al Getafe, desmayándose en pleno campo.

El zaguero reaccionó y salió de la cancha por su propio pie rumbo a los vestuarios, en donde se desmayó cinco veces más, falleciendo poco después en el hospital.

A raíz de está tragedia, la Real Federación Española obligó a todos los cuadros de primera y segunda división a tener un desfibrilador en sus estadios.

Fue homenajeado durante la Supercopa europea del 2008, entre el Sevilla y el Milán.

Piermario Morosini

 

Morosini, quien militaba para el Livorno, falleció el 14 de abril del 2012, durante un choque contra el Pescara.

El futbolista italiano sufrió un paro respiratorio.

A pesar de los intentos del cuerpo médico, Morosini perdió la vida horas después en un hospital.

Tras la muerte del mediocampista, el Livorno retiró el número 25.

La hermana del jugador, quien es discapacitada, perdió a su familia, aunque recibe actualmente el apoyo económico del atacante italiano Antonio Di Natale.

Antonio de Nigris

 

El 15 de noviembre del 2009, el futbol regio vivió uno de sus días más oscuros, a raíz de la muerte del atacante Antonio de Nigris, surgido de la cantera de los Rayados.

De Nigris, reconocido por jugar en varios países, falleció tras sufrir un paro cardíaco, mientras vivía en Grecia en donde militó para el Larissa.

Tanto la escuadra griega como el Monterrey homenajearon al goleador.

 RAFAEL RIVERA