28 de febrero de 2013 / 02:23 p.m.

Monterrey • Violencia, sexo y guerra son imágenes reiteradas en buena parte de los medios masivos. Asuntos que podrían poner a mucha gente en el estado adecuado para un soporífero día más.

En vista de ello, el artista callejero Bué The Warrior considera idóneo utilizar como bandera imágenes alusivas a un tiempo en el que, para todos, la vida era sencilla, llena de imaginación y de color.

Por eso, cuando uno pasea por ciertas calles de Tailandia, Brasil, o en la propia Ciudad de México, no debe parecerle extraño ver paredes graffiteadas con osos de peluche, ratones antropomorfos (con cierta relación a un personaje de Disney), frutas y vampiros amistosos, pues ellos son parte de la filosofía de este ecléctico personaje oriundo de Gent, Bélgica.

Asegura que su trabajo busca dejar un mensaje positivo e incidir en quien contempla sus creaciones, ante un mundo cada vez más violento.

“Solamente quiero traer la inocencia pura en mis pinturas, si tú las miras y encuentras en ellas algo aniñado, es por eso. Todos nosotros fuimos niños alguna vez y solíamos jugar precisamente con osos de peluche. Nos gustaban los colores y las cosas felices y positivas.

“"El mundo de por sí ya es un lugar muy serio, con mucha violencia, mucho concreto, por eso quiero hacer algo lleno de vida, darle a la gente una buena vibra con las cosas que hago"”, declaró en entrevista este personaje.

DE LA CAMISA A LA APP

Creador que prefiere evitar la crítica social en sus temáticas, Bué tiene una oferta artística que sobrepasa la mera implementación de graffiti en las fachadas de casas y edificios de diversos países. También lleva sus imágenes a la moda y al mundo de los juguetes y otros souvenirs. Dicha plurifuncionalidad incluso lo ha llevado a trabajar con la línea de ropa alemana LinFashion, un escaparate que representa una alternativa para difundir sus creaciones.

“"Quiero crear una atmósfera alrededor de mis pinturas. Si la gente viste ropa con mi obra, ya tengo otro medio para promover mi trabajo"”.

Otro proyecto con el que “"la gente lo llevaría consigo"” a través de los años sería la aplicación conocida como Heyhey Colors, mediante la cual se introduce a los menores de diez años al mundo de la pintura con conceptos básicos.

Actualmente trabaja junto a dos artistas connacionales en la creación de aplicaciones similares pero de una complejidad cada vez mayor conforme el usuario, al grado de que se pueda emular la pintura callejera que él mismo ha realizado en la vida real.

“"Es importante que la juventud crezca con una formación creativa. Dibujar, hacer arte callejero, actuar, tocar música, todo lo que sea crear es productivo"”, señala el creador.

La galería de arte Rojo Bermelo (Río Orinoco 338, en Centrito Valle) presenta en su reapertura, esta noche, lo más representativo de obra de Bué The Warrior, que incluye la pinta de una barda interior. Participan junto a él las artistas mexicanas Fanngora y Gaby Fuentes, oriunda de Sabinas, Coahuila. La cita para esta noche es a las 20:00, con entrada libre.

HÉCTOR CAMERO TREVIÑO