29 de octubre de 2014 / 04:47 a.m.

Tras largas esperas para debutar en la Serie Mundial, Jeremy Guthrie y Tim Hudson tendrán el miércoles otra oportunidad de aparecer en el montículo. Y esta vez, es en un duelo a muerte.

Guthrie, de los Reales de Kansas City, jamás había lanzado en postemporada antes de este año. Subirá a la lomita en el séptimo encuentro.

Volverá a enfrentar a Hudson, de 39 años, quien llegó a la Serie Mundial con los Gigantes de San Francisco, después de 16 temporadas en las mayores.

Ahora, Hudson está por convertirse en el abridor de más edad en un séptimo juego del Clásico de Otoño en la historia.

Desde luego, habrá en juego algo más que en la primera ocasión en que Guthrie se topó con Hudson.

A sus 35 años, Guthrie ayudó a que Kansas City se impusiera el viernes 3-2 en San Francisco. Los Reales tomaron así una ventaja de 2-1 en la serie.

Pero los Gigantes ganaron los dos duelos siguientes como locales y los equipos debieron regresar a Kansas City, donde los Reales estaban obligados al triunfo para forzar un séptimo encuentro.

Lo lograron. Aplastaron 10-0 el martes, apoyados en un bateo que castigó sin cesar a Jake Peavy y al relevista venezolano Yusmeiro Petit. El dominicano Yordano Ventura anuló en contraste a los toleteros de San Francisco.

"Creo que ésta es una tremenda oportunidad para nosotros", dijo Guthrie, quien permitió dos carreras durante cinco innings en su debut en la Serie Mundial. "Evidentemente, tenemos una dura tarea frente a nosotros".

Hudson lució casi tanto como Guthrie en el encuentro anterior, al aceptar tres carreras y cuatro hits, en una actuación en que lanzó hasta el sexto inning. Pero los Gigantes no fueron capaces de anotar la carrera del empate ante el bullpen de Kansas City, y el veterano derecho cargó con la derrota.

Ahora tendrá la oportunidad de conseguir un triunfo mucho más relevante.

AP