29 de enero de 2013 / 03:55 p.m.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Fudan, en Shanghái, China, ha descubierto por qué ciertos tipos de bacterias pueden desarrollar métodos de resistencia contra la acción de algunos antibióticos, informó la prensa local.

El descubrimiento, aunque solo es un primer paso aplicable para una familia determinada de antibióticos, puede ayudar a conseguir durante algún tiempo importantes ahorros en gastos médicos en todo el mundo, ya que podría alargar la vida útil de estos medicamentos, antes de ser necesarias nuevas alternativas.

La resistencia de las bacterias al tratamiento con antibióticos se debe al abuso en su consumo, tanto por las prescripciones como por el exceso de las dosis, un problema muy serio en China, donde dicho hábito está muy extendido.

Según el diario independiente South China Morning Post, China es uno de los países que más abusa de los antibióticos, con un promedio de 138 gramos por persona al año en 2011.

El equipo de la universidad, encabezado por el biólogo molecular británico Alastair Murchie, ha publicado en la revista Cell el hallazgo de varias bacterias infecciosas en una sección especial de su ácido ribonucleico que, cuando se activa, les permite protegerse de la acción de los antibióticos.

Esa sección química, que han llamado “ribo-interruptor” y que se encuentra en los tipos de bacteria que causan enfermedades como la meningitis, la neumonía y la artritis, parece controlar la capacidad de la bacteria de resistir a los antibióticos de la familia de los aminoglicósidos, mediante una proteína que se libera al detectarlos.

Aunque esta familia de antibióticos supone solo 20 por ciento de estos medicamentos, el avance es importante, debido a la rapidez con la que evoluciona la resistencia de las bacterias, dijo Murchie.

"“Esto nos da una nueva manera de afrontar esta presión, ya que si conseguimos mantener esos ‘interruptores’ apagados, los antibióticos seguirán funcionando y no será necesario gastar miles de millones de dólares en desarrollar nuevos antibióticos"”, ya que se podrán usar aún los de generaciones anteriores, mucho más baratos, explicó.

La investigación fue financiada por el gobierno central chino y el de Shanghái.

Problema mundial

Claves

- De acuerdo con cifras de la OMS, cada año se producen alrededor de 440 mil casos nuevos de tuberculosis multirresistente, que provocan al menos 150 mil muertes en ese lapso.

- La resistencia a los antipalúdicos de la generación anterior es generalizada en la mayoría de los países donde el paludismo es endémico.

- Un alto porcentaje de infecciones hospitalarias a escala global se debe a bacterias muy resistentes, como Staphylococcus aureus resistente a la meticilina.

 — EFE