23 de mayo de 2013 / 09:49 p.m.

Río de Janeiro • Un grupo de investigadores brasileños descubren dos nuevas especies cavernícolas de esquizómidos, uno de los grupos de arácnidos menos conocidos en el mundo por su pequeño tamaño y por vivir en hábitats poco explorados.

El descubrimiento de las nuevas especies eleva a cuatro el número de esquizómidos hasta ahora descritos en Brasil y a cerca de 25 los conocidos en toda Suramérica, dijo hoy a Efe el biólogo Adalberto José dos Santos, investigador de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) y uno de los responsables del trabajo.

Las dos especies, del género Rowlandius y que en algunos países son conocidos como escorpiones de cola corta por el pequeño flagelo con el que cuentan en su parte posterior, fueron encontradas en cavernas húmedas en ecosistemas áridos del nordeste de Brasil.

Los animales cavernícolas fueron descritos oficialmente en un artículo publicado ayer en la edición digital de la revista científica Plos One.

Las dos nuevas especies, de color marrón rojizo y que habitan locales profundos de cavernas de piedra caliza, fueron bautizadas como Rowlandius Ubajara y Rowlandius Potigura en homenaje a los locales que le sirven de hábitat.

El primero fue descrito a partir de cuatro ejemplares recogidos en una caverna en el Parque Nacional de Ubajara, una isla boscosa en medio de la árida región de la Caatinga en el estado de Ceará, al nordeste de Brasil.

El segundo fue descrito a partir de los cerca de veinte ejemplares colectados en diferentes cavernas en Río Grande do Norte, estado igualmente en el nordeste de Brasil y cuyos habitantes son conocidos como los potiguares.

Estos arácnidos se alimentan de semillas depositadas en las cavernas y de otros pequeños insectos atraídos por el guano (acumulación de excrementos) de los murciélagos que habitan las cavernas y a los que capturan con un par especial de patas y desgarran con sus quelíceros.

"Aunque son de cavernas, hay evidencias de que una de las dos especies puede ser encontrada fuera de cuevas y pocos indicios de que estén exclusivamente adaptados a la vida en la oscuridad", afirmó Santos.

Los esquizómidos (Schizomida), con cerca de 240 especies descritas en su mayoría en regiones tropicales de México y El Caribe, son una orden de arácnidos que tienen entre 2 y 5 milímetros de largo y que pueden ser encontrados en locales húmedos como cavernas, entre la hojarasca o debajo de piedras.

Por su tamaño y sus hábitats, son escasos en las colecciones y poco conocidos por la ciencia pese a que se considera que están extendidos por todo el mundo y divididos en varios géneros.

Los esquizómidos por lo general no tienen ojos pero sí manchas oculares sensibles a la luz y se caracterizan principalmente por su flagelo, que es corto y tiene funciones sensitivas y reproductivas, además de ser diferente entre machos y hembras.

Los especímenes recolectados de las dos nuevas especies carecen de manchas oculares y al parecer no utilizan la información visual para sobrevivir.

"Las nuevas especies fueron descritas a partir de características microscópicas de sus genitales, que los diferencias de otros animales del mismo género", según Santos.

De acuerdo con el biólogo, la descripción le agrega componentes hasta ahora desconocidos a la ya rica biodiversidad brasileña y muestra al país como hábitat de especies que son más comunes en el Caribe y en áreas tropicales de Norte y Centroamérica.

Las dos nuevas especies fueron descritas en un artículo firmado por Santos, que es especialista en arácnidos; por Rodrigo Lopes Ferreira, investigador de la Universidad Federal de Lavras y que recolectó las especies, y por Bruno Alves Buzatto, que es especialista en variaciones morfológica particulares entre artrópodos machos.

 — EFE