9 de octubre de 2014 / 04:52 p.m.

Lewis Hamilton y Nico Rosberg trasladan su duelo por la supremacía de la Fórmula Uno a Sochi, donde se realizará el primer Gran Premio de Rusia mientras los pilotos intentan recuperarse del grave accidente que Jules Bianchi sufrió la semana pasada en Japón.

Hamilton encabeza el campeonato mundial, con 10 puntos de ventaja sobre su compañero de la escudería Mercedes, antes de la carrera en Sochi, el balneario del Mar Negro donde se realizaron en febrero los Juegos Olímpicos de Invierno.

Cuando restan cuatro carreras y 125 puntos en juego, el título no se decidirá en el Autódromo de Sochi, que recorre el Parque Olímpico. Sin embargo, Mercedes puede asegurar el campeonato de constructores con el triunfo de alguno de sus pilotos, que serán los amplios favoritos.

En Japón, Bianchi sigue en condición crítica pero estable tras sufrir graves lesiones cerebrales cuando su bólido Marussia chocó con una grúa en el circuito de Suzuka. La Federación Internacional de Automovilismo abrió un expediente sobre el accidente, que resucitó el debate sobre la seguridad en la F1.

El choque restó atención al triunfo de Hamilton sobre Rosberg en Suzuka. La octava victoria de la temporada para el británico aumentó su ventaja sobre su compañero alemán. Cada triunfo vale 25 puntos, aunque la última carrera de la temporada en Dubai vale doble.

Hamilton, al igual que los otros pilotos, enfrentará un circuito desconocido, en el que por primera vez se disputará un GP de la F1.

"Es difícil saber qué decir después de un fin de semana como el de Japón", comentó Hamilton. "Al cruzar la meta, obviamente estaba contento por finalmente ganar en Suzuka, pero tan pronto volvimos a los pits y escuchamos lo que le sucedió a Jules, de repente ya no parecía importante. Mis pensamientos y oraciones están con él y con su familia".

"Este fin de semana es una experiencia nueva. Me gustan los retos y un circuito nuevo siempre es uno. Por supuesto, hemos manejado muchas vueltas en el simulador, pero uno nunca sabe realmente como será hasta que estás allá afuera y te acostumbras a la pista".

Con la situación de Bianchi muy presente, Rosberg dijo que está ansioso por manejar en Rusia.

"Hicimos una demostración en Rusia hace un par de años, en la que manejé alrededor del Kremlin, y fue fabuloso", recordó Rosberg. "Todos estaban muy emocionados, todos los fanáticos rusos, así que creo que vendrá mucha gente a vernos. Es un circuito nuevo, así que hemos pasado mucho tiempo practicando en el simulador para aprender todas las líneas y los cambios".

Los fanáticos locales seguramente respaldarán a Daniil Kvyat, el piloto ruso que se irá de Toro Rosso para reemplazar al campeón mundial Sebastian Vettel la próxima temporada en Red Bull.

"Estoy seguro que habrá mucha atención sobre mí, pero estoy listo y la disfrutaré, así que sólo haré mi trabajo lo mejor posible", señaló Kvyat.

AP