26 de mayo de 2014 / 12:24 a.m.

El delantero de la selección brasileña, Neymar da Silva, negó sentirse presionado de cara a la Copa del Mundo 2014 y este domingo aseguró que hará todo para proclamarse campeón, justo como lo hicieron Ronaldo y Romario.

"Quiero ganar la Copa del Mundo. Yo vi a Ronaldo y Romario alzar el Mundial y yo también lo quiero hacer", aseveró este día el atacante del FC Barcelona en referencia al Mundial 2014, del que su país será anfitrión.

"Espero que los seguidores brasileños nos apoyen hasta el final, hasta el último minuto. Necesitamos el grito, el incentivo de cada seguidor para que la gente pueda multiplicar nuestra voluntad. Haré todo para ganar esta Copa", avisó.

Neymar, sobre quien la afición "canarinha" tiene grandes esperanzas para que los guíe al título, dijo que existe presión pero que él no la siente, puesto que sólo hay que "hacer lo que sabes: jugar al futbol".

"Estoy muy tranquilo. Existe presión, pero cuando se trata de un sueño que tienes desde niño no se habla de presión, creo que eso no existe. No voy a hablar de presión porque esto es lo que escogí. Me voy a divertir", aseguró.

En entrevista con Esporte Espetacular, el futbolista de 22 años habló también de su primera campaña en el "Viejo Continente", en la que el "Barça" perdió la Liga de España, la final de la Copa del Rey, y quedó eliminado en cuartos de final de Champions League, por lo que para el ariete este año fue de "aprendizaje".

"Yo me quedé algo retraído cuando llegué al Barcelona porque veía que todos eran ídolos. Entraba al vestuario y veía a (Andrés) Iniesta, Xavi (Hernández), (Lionel) Messi... y pensaba que estaba dentro de un videojuego", recordó.

Ante las críticas que recibió el argentino Messi por la temporada hecha, Neymar no dudó en defenderlo. "Cada uno opina de una forma diferente. Es el mejor jugador que nunca he visto. Jamás conocí un futbolista con ese don para jugar un futbol así", destacó.

"Yo siempre defenderé a Messi con uñas y dientes. Creo que él no fue un problema para nosotros, fue una solución", afirmó el atacante, quien confesó que le deseó a su coequipero "toda la suerte del mundo" para Brasil 2014, "pero la final la perderán ante nosotros".

NOTIMEX