10 de septiembre de 2014 / 12:18 a.m.

El gerente general de los Hawks de Atlanta seguirá en su cargo pese a que el nuevo dueño mayoritario del equipo desea su despido por hacer comentarios racistas en referencia al jugador Luol Deng.

Steve Koonin, director general de los Hawks, dijo el martes a la radiodifusora oficial del club que tomó la decisión de imponer sanciones disciplinarias contra el gerente Danny Ferry, quien sin embargo conservará su puesto. Koonin no precisó cuál era el castigo, pero destacó que su decisión se basó en la investigación de tres meses realizada por un despacho de abogados sobre Ferry.

De acuerdo con la investigación, Ferry dijo que Deng "llevaba dentro algo de africano".

Ferry hizo los comentarios sobre Deng en junio, durante una conferencia telefónica con el grupo de propietarios de los Hawks. En aquel momento, el equipo buscaba contratar a Deng como agente libre.

El basquetbolista, quien milita ahora en el Heat de Miami, respondió a este escándalo diciendo, "estoy orgulloso de decir que en realidad tengo mucho de africano dentro de mí, no sólo un poco".

Una carta del copropietario Michael Gearon Jr recomendó que Ferry renunciara o fuera destituido. Gearon destacó el hecho de que Ferry hizo el comentario cuestionable al grupo de dueños del equipo.

En la misiva enviada por Gearon el 12 de junio a Bruce Levenson, otro copropietario, acusó a Ferry de decir también en referencia a Deng, "no quiero hablar mal, pero él es como un chico que tiene una linda tienda enfrente pero te vende mercancía falsa en la parte de atrás".

"Ferry completó el insulto racista al describir al jugador (e implícitamente a todas las personas de ascendencia africana) como un mentiroso de doble cara y un tramposo", agregó Gearon.

Deng, de 29 años, nació en lo que es ahora Sudán del Sur. Su padre se mudó con su familia a Egipto y luego a Inglaterra.

El jugador, quien tiene 10 años de experiencia en la NBA, es ahora ciudadano de Gran Bretaña. Jugó con la selección británica los Juegos Olímpicos de 2012 y se ha manifestado orgulloso de representar su herencia étnica "en el máximo foro".

Al igual que Ferry, Deng jugó para la Universidad de Duke.

"Cada persona debe tener el derecho de recibir un trato respetuoso y de ser evaluada como individuo, sin que se le reduzca a un estereotipo", señaló Deng. "Me entristece y decepciona que esta forma de pensar siga existiendo hoy. Estoy incluso más molesto por el hecho de que esto se exprese tan libremente en un ambiente de negocios".

Koonin dijo que el despacho de abogados local, Alston and Bird, indagó en 24.000 documentos, realizó 19 entrevistas y leyó "cada correo electrónico enviado por Danny Ferry como gerente general de los Hawks de Atlanta". Koonin dijo que no se encontró otra información negativa sobre Ferry durante la investigación.

"Seguí sus recomendaciones e incluso hice más de lo que sugirieron", aseguró Koonin, al defender el castigo no revelado contra Ferry.

El vocero de los Hawks, Garin Narain, dijo que la investigación de los comentarios de Ferry descubrió un correo electrónico con contenido racista, enviado hace un par de años por Levenson. Ese descubrimiento llevó a que Levenson anunciara el domingo que vendería su participación controladora del club.

Pese al deseo de Gearon de que Ferry deje el puesto, Koonin apoyó al gerente general.

"Entiendo esas emociones", dijo Koonin sobre la recomendación de Gearon. "De verdad las entiendo. Conozco a gente que me ha dicho eso. Pero si sentenciáramos a la gente con base en lo que todos quieren, no tendríamos un sistema judicial".

"Escuché lo que dijo (la firma de abogados) porque ellos han hecho el trabajo... Así que estoy dispuesto a asumir las consecuencias de esta decisión".

Gearon advirtió a Levenson que si los comentarios de Ferry se volvían del conocimiento público, "ello podría ser fatal para la franquicia".

Además, Gearon dijo que él y otros copropietarios estaban "consternados por el hecho de que cualquiera pueda emitir una declaración racista en cualquier circunstancia, sobre todo el gerente general de una franquicia de la NBA en una conferencia telefónica importante".

Gearon se negó a hablar con The Associated Press. Ferry se disculpó el martes, pero señaló que sólo repetía lo que había escuchado sobre Deng.

"Sobre las declaraciones insensibles que se emplearon durante nuestras diligencias, repetí comentarios que fueron recopilados por numerosas fuentes durante conversaciones para averiguar algo de los antecedentes y talentos de distintos jugadores", comentó Ferry en un comunicado del equipo.

"Repetí esos comentarios durante una conversación telefónica mientras revisaba el draft universitario y el proceso de agencia libre. Esas palabras no reflejan mi posición o los términos que uso para describir a un individuo, y lo lamento. Ofrezco una disculpa a quienes ofendí y a Luol, con quien hablé el lunes por la mañana".

Koonin accedió a reunirse el miércoles con defensores de los derechos civiles en Atlanta. El reverendo Markel Hutchins dijo el lunes que solicitó el encuentro para plantear lo que considera una actitud racista en la organización.

En su carta de Levenson, Gearon comparó los cometarios de Ferry con los que hizo el expropietario de los Clippers de Los Ángeles, Donald Sterling, quien fue obligado a vender el equipo este año cuando se difundieron sus comentarios racistas.

"Creemos que los comentarios de Ferry fueron mucho peores que los de Sterling porque no se hicieron en una conversación personal privada sino en un ambiente de negocios sobre un asunto de negocios frente a 10 personas o más", escribió Gearon.

"Si Ferry se atreve a pronunciar esos insultos en una reunión semipública, podemos imaginarnos lo que ha dicho ante grupos más pequeños o con individuos", agrega la carta.

AP