11 de diciembre de 2014 / 07:38 p.m.

Aunque existen seis posibilidades de resultados para llegar a conseguir la final, el que le da más posibilidades del lograr el título al conjunto que arranca la Gran Final en casa, es el triunfo, situación que se ha dado en 10 de 36 ocasiones.

Tomando en cuenta solo las 36 finales que se han jugado hasta antes del día de hoy, el cuadro que cierra en casa ha ganado 20 títulos y perdido 16; ventaja para el mejor colocado en la tabla.

Sin embargo, si el equipo que juega en casa primero, gana el juego de ida, ha ganado la final en 10 ocasiones; cuando gana el local el de ida y pierde la final ha sucedido 6 veces.

Dejando a un lado que el local gane, y siguiendo con el empate, en 13 finales ha sucedido que el primer juego de la final termine empatado, siendo ese el resultado inicial, la ventaja para el que cierra en casa se duplica, ya que el "más débil" solo ha ganado 4 finales luego de empatar en casa y ha perdido 9 veces después de empatar en el de ida.

El peor panorama para los Tigres, conjunto que inicia en casa la Gran Final, es perder en el de ida, ya que solo 2 equipos se han alzado con el título luego de perder el primero en casa, otros cinco conjuntos han iniciado la final en casa perdiendo, pero en su caso, también perdieron la final.

Es decir, las posibilidades de que Tigres sea campeón dependen en gran parte de lo que suceda esta noche en el Volcán, si ganan, tienen un 28% del trofeo en sus manos, el mejor de los casos.

Los únicos dos clubes que han perdido el de ida en torneos cortos y acariciado el título son el León, en el Clausura 2014, y el América en el Verano 2002; el primero venciendo al Pachuca y el segundo al Necaxa.

CÉSAR CUBERO