GUSTAVO MENDOZA LEMUS
28 de agosto de 2013 / 03:14 p.m.

Monterrey • La vida de Miguel León-Portilla está ligada completamente a conocer al estudio de los grupos indígenas que crearon grandes ciudades en el antiguo México.

 

Pero como le recomendó uno de sus maestros, el padre de la antropología en México, Manuel Gamio, no se olvida de los indios que aún viven.

 

Cuando terminó de ofrecer la charla Los Mesoamericanos y la Ciudad Prehispánica y Moderna en el Tecnológico de Monterrey, un joven se apresuró a saludarlo y a comunicarle, emocionado, su descendencia huasteca.

 

"Muy bien", le contestó, "¿y aquí hablas tu lengua materna? Que no se te vaya a olvidar".

 

Tras casi una década sin estar en la ciudad, el historiador y antropólogo Miguel León-Portilla fue el encargado de abrir la mesa de diálogo del noveno Congreso por los Pueblos Indígenas: Redescubriendo nuestra ciudad indígena.

 

El encuentro es un esfuerzo de la Asociación Estudiantil de Pueblos Indígenas (AEPI), del Tecnológico de Monterrey, por hacer visibles en Monterrey y su área metropolitana a los casi cien mil indígenas que habitan aquí.

 

La iniciativa fue reconocida en múltiples ocasiones por el autor de Visión de los vencidos, quien instó a los regiomontanos a que volteen a ver la realidad de estas agrupaciones, que regularmente no la pasan bien al migrar de sus pueblos a grandes ciudades como Monterrey, Guadalajara o la Ciudad de México.

 

"No quiero hacer una crítica, Dios me libre, de los regiomontanos, pero estoy seguro que hay personas aquí que ni siquiera saben que hay indios, que todavía los consideran indios zarrapastrosos que vienen a molestar, ¿y qué, no son mexicanos?", expresó.

 

A pesar del ruido de la sala contigua en el Centro Estudiantil, León-Portilla relató la organización social con la que se contaba en ciudades como la propia Tenochtitlán.

 

Presentando mapas y dibujos cartográficos de la capital mexica, el historiador criticó que se hable de "las primeras ciudades fundadas por los españoles en América", cuando estos asentamientos ya existían.

 

"Ellos (los indios) tenían conciencia de ciudad. En Tenochtitlán había hasta quienes recolectaban la basura y los excrementos para reutilizarlos. Los indios que antes vivieron en grandes ciudades hoy habitan en los sectores más pobres de las urbes. Los antiguos pobladores, al verlos, se pondrían a llorar".

 

A los regiomontanos les recomendó voltear a ver al migrante que viene de Veracruz, Tamaulipas o San Luis Potosí porque si vienen a Monterrey "es por necesidad, aunque les vaya peor".

 

Las actividades del Congreso continuarán hoy en día con una serie de charlas que arrancan a las 9:00 en el Centro Estudiantil del Tecnológico de Monterrey.

 

Aunque se hizo una invitación a artesanos y a productores de comida artesanal, trascendió que personal de la institución les negó la entrada el pasado lunes por su aspecto indígena. Ayer se ofreció una disculpa por parte de los organizadores al respecto.