10 de febrero de 2015 / 02:47 p.m.

Monterrey.- En medio de los dimes y diretes sobre la disponibilidad de agua en Nuevo León, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) dio a conocer el estado que guardan las aguas superficiales y subterráneas en la entidad.

Para ambos casos, explicó Óscar Gutiérrez, delegado de la dependencia federal, existe una veda que data de los años 50. Esto significa que las fuentes de abastecimiento ya presentan una sobreconcesión.

En el tema de aguas superficiales, puntualizó, el río San Juan, que en la entidad se convierte en los ríos Santa Catarina, Pilón, Pesquería y Salinas, ostenta una veda desde el 2 de julio de 1952. Mismo caso para el río Bravo Norte, cuya veda data del 15 de diciembre de 1955.

Sobre las aguas subterráneas pesan seis vedas, la primera, sobre Monterrey, tiene fecha del 17 de julio de 1951, una primera ampliación a esta prohibición se decretó el 19 de diciembre de 1956 y la segunda el 19 de junio de 1958. La cuenca del río Guayalejo se encuentra en veda desde el 21 de febrero de 1955, la del río Soto La Marina adquirió esta condición el 10 de febrero de 1964 y la veda de Galeana que data del 7 de julio de 1978.

Esto significa que el agua en Nuevo León ya tiene dueño, no hay lugar para nuevos aprovechamientos y, lo que es peor, en período de sequía, este abuso ya genera problemas.

"Cuando tenemos lluvias por abajo del promedio, tenemos períodos de sequía muy duros, porque la sobre concesión otorgada, cuando tenemos por abajo del promedio, pues hace crisis. Entonces los usuarios, no solamente entre los diversos usos, sino entre los diferentes estados, inician un problema de crisis relacionado con esta falta de disponibilidad de agua", dijo Gutiérrez.

El problema es que nadie, ya sea en aguas superficiales o subterráneas, hace por medirse en el consumo.

"No se racionan, se ha estado haciendo un esfuerzo, la Comisión Nacional del Agua, por buscar una eficiencia en el uso de agua para reducir ese déficit, pero como es natural, por supuesto, quienes están aguas arriba, intentan usar el agua que normalmente vienen utilizando", refirió.

Tan sólo para magnificar el problema, el acuífero de la zona metropolitana de Monterrey registra un déficit estimado de 57 millones de metros cúbicos, según cifras del Diario Oficial de la Federación de diciembre del 2013. De este acuífero se genera el abasto para todos: desde las casas hasta la industria.

Por ello, el delegado de la Conagua negó que exista una disponibilidad de agua hasta el 2025, como organismos contrarios al proyecto Monterrey VI apuntaron en una manifestación en la Macroplaza.

"Nos sorprendió ver los reportes en los medios de comunicación, ese aspecto, porque no encontramos de donde surge esa aseveración. La Comisión Nacional del Agua hasta donde tengo conocimiento, no se ha pronunciado en ese sentido".

La Conagua llamó una vez más a dialogar las diferencias y no caer en denostaciones.

FOTO: Especial

LUIS GARCÍA/MILENIO DIGITAL