RAFAEL RIVERA
26 de octubre de 2014 / 02:50 a.m.

 

El empate 2-2 entre Rayados y Tigres, por el Clásico 103, tuvo un significado muy especial para el delantero felino Hérculez Gómez.

Gómez marcó el segundo gol de los auriazules el cual significó el 2-0.

Con este tanto, el mundialista estadounidense no sólo marcó su primer gol parra la escuadra dirigida por Ricardo Ferretti, sino que también puso fin a una mala racha que arrastraba desde hace más de un año.

La última vez que Gómez había notado en la liga fue el 9 de marzo del 2013, en el torneo Clausura del mismo año, mientras defendía al Santos.

Después de ese gol vivió dos torneos sin marcar con los Xolos, al igual que 8 partidos con el conjunto universitario.