9 de agosto de 2014 / 11:56 p.m.

En un duelo de poder a poder, el de las Águilas del América fue mucho más que el de los Tigres.

El Superlíder del futbol mexicano doblegó 2-0 a los universitarios, quienes de paso perdieron el invicto en el Apertura 2014.

La escuadra americanista supo fabricar las mínimas opciones para conseguir el máximo resultado.

Oribe Peralta fue letal en el área en la única jugada a modo que tuvo, y un contragolpe perfecto gestado por Raúl Jiménez que coronó Miguel Layún fueron suficientes para que el equipo capitalino aumentara a cuatro su racha perfecta de arranque del torneo.

Unos 42 mil espectadores llenaron como de costumbre el Estadio Universitario y vieron con desaliento a su equipo caer por segunda ocasión en la semana -el miércoles cayeron en la actividad de la Copa MX- además de verlo batallar contra unas Águilas diezmadas en su zona defensiva.

America, que desde el 2009 no perdía un juego en El Volcán, no contó con tres de sus defensas titulares y aún así colocó una barrera que la ofensiva de los Tigres pocas veces pudo inquietar.

Al minuto 21 Oribe Peralta disputó la pelota dentro del área grande, casi sobre la línea de meta, y se la ganó y así, sin ángulo, sacó un obús que se incrustó por arriba y a poste contrario de la cabaña universitaria.

Tigres arrancó con la alineación que ha estado utilizando Ricardo Ferretti en este torneo de Liga, sin que su ataque pueda realmente encontrar trascendencia.

Iván Estrada inició como lateral derecho por los Tigres y la pasó muy mal ante la habilidad de Michel Arroyo, tanto que Ferretti decidió relevarlo por Jesús Dueñas para complemento.

 

El Tuca decidió en el descanso un par de movimientos simultáneos, ya que también ordenó la entrada de Jeoffre Guerrón en lugar de Guido Pizarro, buscando más ofensiva.

La situación no cambió del todo. Guerrón se colocó por derecha y El Gringo Torres se recorrió al centro, pero los universitarios siguieron con su ataque rutinario de desborde y centro desde la banda.

Al 58' Tigres estuvo cerca, luego de que Darío Burbano cabeceó rumbo a la portería, pero el balón, en la linea de gol, fue impactado por su compañero Marco Ruben quien impidió que entrara al arco; para colmo el rebote le cayó a Emanuel Villa, quien anotó, pero el tanto fue invallidado por fuera de lugar de Ruben.

Aunque los auriazules tenían el manejo de la pelota, al 62' Raúl Jiménez, quien podría haberse despedido anoche del futbol mexicano para emigrar al Atlético de Madrid, tomó la pelota en tres cuartas partes de la cancha y la condujo un contragolpe cargado a la izquierda, para esperar el arribo por el lado contrario de Layún, a quien le envió un pase certero al que el veracruzano empalmó con fuerza para vencer a Nahuel Guzmán, el portero felino, y colocar el 2-0.

Al 75' Ferretti agotó sus cambios y mandó a la cancha a Damián Álvarez en lugar de Villa. Ese movimiento fue acompañado de un ajuste táctico, ya que envió a Guerrón al eje del ataque para acompañar a Marco Rubén y Damián tomó el flanco izquierdo, mientras que Burbano pasó a la banda derecha.

El poco tiempo que estuvo en la cancha Damián fue incisivo y peligroso, tanto que al 90' fue derribado dentro del área y el silbante injustamente no marcó el penal y lo amonestó por que consideró que lo intentó engañar.

De esta forma Tigres vivió una semana negra ya que había caído 3-1 ante el Altamira de la División de Ascenso en la Copa y ahora las Águilas le quitaron el invicto.

ÓSCAR SÁNCHEZ