24 de febrero de 2013 / 07:10 p.m.

Guadalajara • El experto en infectología pediátrica, Alberto Villaseñor Sierra, expresó que aunque es una enfermedad propia de adultos mayores, el herpes zóster eventualmente afecta a niños.

Indicó que caracterizada por un dolor quemante, que suele ser el primer síntoma de la enfermedad, el herpes zóster aparece como consecuencia de la reactivación del virus de la varicela, el cual permanece en forma latente en el organismo de quien la ha padecido.

El también investigador adscrito al Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del IMSS en Jalisco agregó que un sistema inmunológico debilitado, ya sea por enfermedad, por consumo de ciertos medicamentos o por episodios prolongados e intensos de estrés, es el mecanismo a través del cual el virus se reactiva.

Manifestó que la edad es un factor que en sí mismo condiciona defensas bajas.

Dijo que los extremos de la vida, los menores de dos años y los adultos de 60 o más, llegan a tener coincidencias importantes en cuanto a un débil sistema inmunológico, "unos por inmadurez orgánica y otros por desgaste generalizado que el paso del tiempo trae consigo".

Afirmó que el hecho de que sea mucho más frecuente en adultos mayores, se debe a que además de la edad, se conjuntan otros factores como enfermedades crónicas, entre ellas diabetes e hipertensión, las cuales requieren tratamientos farmacológicos de por vida, que hacen más endeble sus defensas orgánicas.

Explicó que además del dolor intenso y quemante, cuya aparición puede ir de 24 horas a 10 días previos al brote de las ampollas en forma de racimos características del herpes, "este síntoma suele seguir una línea nerviosa específica y recorrer de la espalda hacia el frente sin rebasar nunca la línea media del cuerpo, nunca pasa de izquierda a derecha o viceversa".

Comentó que el tratamiento consiste en administración de fármacos antivirales orales y tópicos durante siete días, aunque en los primeros tres, la mejoría es evidente.

"En realidad, pese a lo doloroso y aparatoso que puede llegar a ser el herpes, por lo general responde de manera favorable al tratamiento, sin embargo, entre 10 por ciento y 30 por ciento de los pacientes puede quedar con un síndrome doloroso crónico en la zona afectada".

Recomendó que ante la presencia de dolor de tipo quemante, intenso y que irradia de la espalda hacia el frente, es importante buscar atención médica lo antes posible y nunca auto prescribirse medicamentos para mitigar el dolor como aspirina o cualquier otro que contenga ácido acetil salicílico, "ya que esto puede acarrear el riesgo de hacer una inflamación aguda cerebral que pudiera ser mortal".

"Se puede recurrir al paracetamol para mitigar el dolor, pero lo más importante es buscar atención médica", puntualizó.

NOTIMEX