18 de octubre de 2014 / 03:16 a.m.

Llegó en uno de los momentos de mayor incertidumbre del futbol mexicano, sin embargo, logró su objetivo de calificar a la selección nacional a la Copa del Mundo Brasil 2014, torneo que lo dejó tranquilo, más no satisfecho, por ello, ahora el técnico Miguel Herrera busca tiempo para alcanzar esa meta que se ha planteado para Rusia 2018.

A prácticamente un año de que fue nombrado entrenador del Tri, el “Piojo” reconoció que desde aquél 18 de octubre de 2013 su vida ha cambiado de manera radical en todos los aspectos.

“Muchas cosas (han cambiado en mi vida), la verdad que ha dado un vuelco muy vertiginoso, la gente se ha portado sensacional conmigo, me recibe en todos lados muy bien, no podría describir la cantidad de fotos que me tomó en todo el día, han salido eventos que uno no tenía pensado”, dijo.

En entrevista destacó que esto se debe únicamente “a lo que los muchachos trabajaron dentro de la cancha, que no llegó a ser lo que pensábamos, pero levantó la expectativa de mucha gente que no tenía claro lo que pasaba con la selección”.

“Eso cambió por la forma en que se entregaron los muchachos y por como jugaron, hoy más que nunca me siento comprometido para conseguir un objetivo trascendental”, indicó.

Destacó que este año ha sido de gran aprendizaje en todos los aspectos, más positivos que negativos, ya que ha tenido la oportunidad de tomar experiencia de esas fallas para que en el futuro no se repitan.

“En muchas cosas me he equivocado, en toma de decisiones, algún trabajo de la semana, en alguna decisión en algún partido, somos muy analíticos, pero son cosas que me han ayudado a seguir creciendo, te ponen para tomar decisiones y para que te equivoques lo menos posible, porque errores los vas a tener y lo que queremos es equivocarnos lo menos posible”, apuntó.

Resaltó que el principal problema que debió enfrentar para encarar el repechaje ante Nueva Zelanda, así como la justa mundialista, fue el tiempo, “el que no tuve para trabajar previo al Mundial”

“Pero lo hice con mucha determinación, tengo un gran cuerpo técnico que me ayuda a preparar cada partido y cada momento en que deba mostrarse el equipo. Hoy en día después del Mundial también me ha faltado tiempo para poder estar donde toda la gente quiere que esté y a cada uno le dé su lugar como se lo merece”, externó.

Pese a que se ha convertido en una verdadera celebridad en cualquier sitio donde se presenta, Herrera dejó en claro que no se ha “mareado, “ni me he desubicado porque soy alguien que debe tener la cabeza aterrizada en lo que quiere y cada día me pongo la meta de conseguirlo”.

“Tengo los pies bien puestos en el suelo, hay una anécdota muy buena porque es cierta ‘los únicos seres vivos que tienen más posibilidades de salvarse en un tsunami son las vacas, porque tienen tan bien asentado los pies en la tierra que sienten la vibración de la tierra y son los primeros que arrancan para salvarse’”, acotó.

Explicó que esta lógica lo obliga a “ser así, cuando la tierra vibra hay que correr, para salvarse y seguir trabajando, sobreviviendo de alguna situación mala, lo importante es eso, que mientras tengas los pies firmes en la tierra podrás sobrevivir a cualquier cosa”.

Finalmente, convencido de lo que hace, Herrera no dudó en afirmar que su único objetivo en estos cuatro años es consolidar su idea futbolística para llevar al Tri a los primeros sitios a nivel mundial.

“Todavía nos falta mucho por lograr, fue un Mundial (Brasil) aceptable, no logramos el éxito que deseábamos, jugar siete partidos, es aceptable nada más, ahora hay que trabajar fuerte para llegar sólidos, hay torneos en el camino que debemos disputar para ganar, y eso nos va a fortalecer cada día más y tener una selección más sólida”, sentenció.

NOTIMEX