Cada mañana, el sujeto cierra con candado el artefacto alrededor de su cabeza y le da la llave a su mujer, para no ponerse un cigarrillo en la boca, ni tener la tentación de hacerlo.
10 de julio de 2013 / 12:27 a.m.