5 de junio de 2013 / 11:52 p.m.

 

México • Con una serie de conferencias a cargo de maestros, amigos, compañeros y alumnos, se rindió un homenaje al investigador Raúl Arana Álvarez, por sus 50 años de labor en el campo de la Arqueología.

En el homenaje, que comenzó ayer y culminó este día en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), también se reconoció la labor de Arana como docente del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), desde hace 43 años, informó dicha institución en un comunicado.

Las mesas del encuentro, el cual se enmarca en el 75 aniversario del INAH, estuvieron a cargo de los especialistas Paul Smith, Marina Anguiano, Rosa María Reyna, Rubén Cabrera, Enrique Alcalá, Pilar Luna, Laura Castañeda, Eduardo Merlo y Carlos Navarrete.

En el acto inaugural, la arqueóloga y esposa de Raúl Arana, Josefina del Carmen Chacón Guerrero, comentó que como parte del homenaje destacan las experiencias que vive cotidianamente el especialista, las cuales resultan enriquecedoras.

Señaló que en alguna ocasión, Arana insistió en que Chacón excavara en un área ceremonial de Coatetelco, Morelos, bajo el argumento de que en el sitio se hallaría un entierro con 13 vasijas, a pesar de la incredulidad de su esposa, los objetos fueron hallados.

Por otro lado, la primera arqueóloga mexicana titulada, Beatriz Barba, compartió sus conocimientos sobre el origen de Arana, quien nació en Nayarit en 1939, y se refirió que su singular característica de comelón y antojadizo se debe a que su padre fue el nayarita que mejor preparaba el lechón al horno.

Añadió que el especialista estudió en la ENAH y se recibió como arqueólogo en 1985, a lo largo de su trayectoria ha excavado en casi todo el país, siendo los sitios más recurrentes los estados de México, Chiapas, Veracruz, Morelos y Puebla, e impulsó los museos de Juan Escutia y Amado Nervo.

Ha desarrollado exposiciones con los objetos que ha descubierto; fue pionero en la realización de la Feria Nacional de la Mexicanidad en su ciudad natal; ha encabezado en el INAH las direcciones de Prehistoria, Salvamento Arqueológico, Arqueología Subacuática y Estudios de Arqueología.

También ha formado parte de diversos centros de investigaciones antropológicas, como el Colegio Mexicano de Antropólogos y la Academia Mexicana de Antropología.

De las conferencias que se llevaron a cabo, la arqueóloga María Teresa García García manifestó que Arana ha destacado por su pasión y trabajo, y recalcó su labor en el rescate de Coyolxauhqui, que marcó un giro en la arqueología mexicana, fruto de dicha tarea es el Proyecto de Investigación Templo Mayor.

Subrayó el dictamen que realizó en un predio de gran riqueza arqueológica en Texcoco, entre 2003 y 2004, cuyo apoyo sirvió para conservar los restos del recinto ceremonial de la capital acolhua. Igualmente, el arqueólogo se hizo responsable de las investigaciones en el Cerro de la Estrella.

En la mesa "Retorno a Nayarit, redescubriendo las piedras sagradas de Ixtlán del Río", a cargo de Raúl Barrera, se recordó que Arana fue el primer arqueólogo que conoció y dio la oportunidad de trabajar a su lado en Nayarit, donde hicieron trabajos de excavación, restauración y consolidación en dos conjuntos arquitectónicos de Ixtlán.

Durante la primera jornada del homenaje, participó el arqueólogo Jorge Angulo, quien platicó sobre los trabajos en Chalcatzingo, Morelos, así como los alumnos Trinidad Durán, Mauricio Gálvez, Georgina Tenango y Francisco Pérez Rivas.

 — NOTIMEX