26 de noviembre de 2013 / 07:51 p.m.

Caracas.- La líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992, recibió hoy de manos del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela una condecoración por su lucha a favor de la equidad de género, distinción que agradeció con "mucha humildad" en nombre de "nuestras ancestras".

Menchú fue la principal oradora de un acto celebrado en el colmado auditorio del TSJ, con motivo de las actividades desarrolladas en Venezuela por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en el que evocó al fallecido mandatario Hugo Chávez como "compañero, amigo y maestro".

Invitada para impartir una conferencia titulada "La Igualdad y la equidad de género como valores fundamentales para la paz", la también Embajadora de Buena Voluntad de la Unesco fue distinguida con la orden "Eumelia Hernández", destinada a premiar a aquellas personalidades que realizan una labor destacada en pro de erradicar la violencia contra la mujer.

Tras reivindicar la lucha femenina por conseguir reconocimiento, Menchú rindió homenaje a "todas las heroínas que han luchado por la emancipación de su género".

"Con mucha humildad recibo esta orden en nombre de ellas, de nuestras abuelas, de nuestras ancestras. Esas ancestras que practicaron una solemne relación con la abuela luna", dijo la líder indígena en su discurso.

En el mismo acto, Menchú recibió además un doctorado honoris causa de la Universidad Bolivariana de Venezuela por su "liderazgo al frente de las luchas sociales", rasgo que la convirtió en "un modelo a seguir por todos los luchadores sociales por su incansable labor en pro de la paz", según los considerandos del premio.

En su presentación, Menchú se dio tiempo también para recordar al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, a quien definió como un "compañero, amigo y maestro", para luego señalar su deseo de ir al cuartel de Caracas donde descansan sus restos a llevarle "una orquídea".

"El presidente Chávez hizo del poder una fuente de pensamiento, de convencimiento, de conciencia, de identidad latinoamericana. Él creó las instancias para hacerlo y ahora a ustedes les toca custodiar todo eso porque es su legado", dijo Menchú ante un auditorio que estalló en aplausos.

EFE